Hasta el 26 de abril, se presenta la exposición “Cuatro”, con la participación de los artistas Leandro Katz, David Lamelas, Marta Minujín y Horacio Zabala, en la galería 11×7 (Libertad 1628, CABA).

“En este espacio dos personas no se encuentran”, de David Lamelas

“Un amor para cuatro naranjas”, de Leandro Katz

“Cenizas”, de Marta Minujín

“Un amor para cuatro naranjas”, de Leandro Katz

“Hipótesis”, de Horacio Zabala

Partiendo del concepto unívoco del paso del tiempo, estos cuatro artistas se sirven de gramáticas inéditas para crear universos artísticos diferentes. Por su parte, Marta Minujín montó “Cenizas”, una instalación en la que incorporó cenizas que ella misma recogió del volcán Puyehue, en la región de los lagos Villarino y Faulkner, además de fotografías que documentan el trágico efecto de las cenizas volcánicas sobre el territorio.  El resultado es una obra con alto impacto visual, que cabalga a mitad de camino entre la belleza y la destrucción.[a] Leandro Katz, con “Un amor para cuatro naranjas”, utiliza los cuatro colores relacionados con el fuego, para componer una partitura visual; David Lamelas, con su obra compuesta por dos relojes marcando horas distintas, “En este espacio dos personas no se encuentran”, presta una reflexión al conjunto de la muestra: el arte, efectivamente, acecha en los intervalos. Con su serie “Hipótesis”, el artista Horacio Zabala pone el acento en el color y en lo visual -a través de la incorporación de signos gramaticales y matemáticos-, para trazar mapas cargados de significados.+ Partiendo del concepto unívoco del paso del tiempo, estos cuatro artistas se sirven de gramáticas inéditas para crear universos artísticos diferentes.

Por su parte, Marta Minujín montó “Cenizas”, una instalación en la que incorporó cenizas que ella misma recogió del volcán Puyehue, en la región de los lagos Villarino y Faulkner, además de fotografías que documentan el trágico efecto de las cenizas volcánicas sobre el territorio. El resultado es una obra con alto impacto visual, que cabalga a mitad de camino entre la belleza y la destrucción.

Leandro Katz, con “Un amor para cuatro naranjas”, utiliza los cuatro colores relacionados con el fuego, para componer una partitura visual; David Lamelas, con su obra compuesta por dos relojes marcando horas distintas, “En este espacio dos personas no se encuentran”, presta una reflexión al conjunto de la muestra: el arte, efectivamente, acecha en los intervalos.

Con su serie “Hipótesis”, el artista Horacio Zabala pone el acento en el color y en lo visual -a través de la incorporación de signos gramaticales y matemáticos-, para trazar mapas cargados de significados.+

¿Te gustó la nota? Dejanos tu comentario.

comentarios

Send this to a friend