Por primera vez, y gracias al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto y la Fundación Exportar, Argentina tuvo un stand oficial en el Pabellón 8 – Design, del Salón del Mueble de Milán. Como resultado de una convocatoria pública, cinco empresas fueron seleccionadas para exponer sus productos: No Pánico, Designo Patagonia, Federico Varone, Topcret e Ivana Crivos.

Espacio argentino en la Feria del Mueble

Los muebles de Designo Patagonia

Sillas Calavera y Paz para el mundo de No Pánico

Luminarias de Crivos objetos

Para ahorrar espacio, la escalera doméstica Noemí de Crivos objetos.

Banco Sientateteta de Federico Varone

De vuelta en el país, todos coinciden en que la experiencia fue ampliamente enriquecedora, en la que se generaron numerosos contactos comerciales (que seguirán su proceso para concretar negocios) y con colegas de todo el mundo, además de empaparse de las tendencias del mercado.

Los productos tuvieron excelente aceptación del público, en cuanto a originalidad e identidad, ya que hoy, “el valor de lo regional es muy apreciado en el mundo globalizado”, aportan desde Designo Patagonia. Las cinco empresas coinciden, también, en que sus productos no desentonaban frente al resto de los expositores: compiten bien en diseño, calidad y precio, pero que se debe aumentar y mejorar la capacidad productiva, para poder cubrir la demanda de los pedidos del exterior. Esto implica “reforzar las alianzas con las empresas productoras, y que entiendan que vale la pena apostar por el diseño, que es una herramienta que puede ayudar a mejorar y potenciar la economía”, explica Varone. Para poder competir en el mercado internacional -según las No Pánico, “Nos falta apoyo en las políticas de exportación. Necesitamos una economía más estable, para que los costos sean los mismos a lo largo del año. Tenemos grandes diseñadores con ideas vanguardistas, pero nos limitan los materiales y las tecnologías”.

Sin embargo, el diseño argentino, tiene mucho que aportarle a la comunidad global del diseño. “El juego, el humor, los materiales autóctonos y las técnicas artesanales son -a nuestro criterio- algunos de los puntos fuertes de nuestro diseño. Lo que nos diferencia del resto. Somos un país con muchísima instrucción académica y mano de obra de alto nivel en muchísimos rubros, y sería interesante seguir trabajando para formar alianzas de producción”, opinan en Crivos objetos.

No Pánico -la marca de Aranzazu Salgado y Rocío Saavedra- mostró en Milán dos de sus clásicos: los sillones Paz para el mundo y Calavera, de estilo colorido y original, que incluyen estampas propias en los tapizados. “Saber que nuestras sillas fascinaban tanto a italianos como a japoneses y rusos fue impagable”, admiten entusiasmadas estas dos amigas que se conocieron estudiando cine, y que decidieron dedicarse al diseño y fabricación de muebles con mano de obra artesanal. De su presentación en Milán, concluyen que el diseño y la mano de obra especializada que utilizan (carpinteros, ebanistas e ilustradores) son sus fortalezas, pero es allí también donde deben redoblar sus esfuerzos, “ya que los procesos productivos se hacen muy largos para la eficiencia y rapidez que implica exportar. Además, percibimos la importancia que le dan al marketing las grandes marcas. Para ser vistas, hay que invertir y tratar de llegar a nuestro público de la mejor manera”.

Generar un diálogo con el espectador/usuario de un objeto es lo que se propone Federico Varone. El banquito Sientateteta -una síntesis formal de las características de la vaca argentina-, la jarra Pinguino empetrolado -una versión de la tan tradicional jarra de vino-, una familia de lámparas en acrílico, el candelabro Drago y el portapalillos Pic a Pic son algunos de los productos del diseñador industrial formado en la FADU/UBA, Federico Varone, que viajaron a Milán, junto con el revistero Random y el banquito Vayviene, que fueron lanzados en exclusiva durante la feria. Varios de estos productos quedaron en exhibición y venta en locales de Milán, uno de ellos, la prestigiosa galería de Rossana Orlandi.

Proveniente de España, pero con franquicias en varios países de América Latina -incluyendo Argentina-, Topcret se dedica a la fabricación de microcemento, y mostró su línea de mobiliario en el pabellón argentino del Salón Internacional del Mueble de Milán, con el objetivo de crecer y expandirse a nivel nacional e internacional. En colores vivos o neutros, cálidos o fríos e, incluso, metálicos y tornasolados, Topcret ofrece una amplia colección de mesas altas y bajas, butacas y sillones, que se amplía a mobiliario para el baño. Cada pieza es única, ya que la terminación manual del microcemento logra superficies siempre diferentes e irrepetibles.

Desde la ciudad de La Plata, el dúo de diseñadores formado por Cristian Izurieta e Ivana Crivos lleva adelante Crivos objetos, un estudio/taller en donde el uso de materiales nobles -como el textil y la madera- permiten el desarrollo de objetos de uso cotidiano, pensando en la funcionalidad y lo lúdico. Su línea “Enredados”, que hace alusión al uso del textil, hizo su debut en Milán. Desechos de lycra de alta calidad tejida artesanalmente, se fusionan con otros materiales como el acrílico, generando así un lenguaje propio. La mezcla de lo duro y lo blando en un mismo objeto: luminarias, mesas y floreros. Dos nuevas luminarias realizadas con mangueras plásticas de red y acrílico fueron presentadas en exclusiva en la feria. También fueron de la partida la línea en madera (que comenzó con el desarrollo de la escalera doméstica Noemí) y las luminarias Eli y Margarita, surgidas a partir de palos de escoba en desuso, y que incluyen tecnología LED.

“El público (diseñadores, arquitectos, decoradores) nos preguntaba sobre técnicas, precios, si exportábamos… Nos hacían referencias desde las formas, materiales, y daban su punto de vista de lo interesante de vincular materiales como los textiles, que provienen de otro lenguaje, el tejido, y que de allí surgiera una luminaria con vida propia. Estamos más que sorprendidos y satisfechos por la repercusión de nuestros objetos de diseño de uso cotidiano en un mercado internacional”, concluyen.

Radicados en Bariloche, los diseñadores industriales Martín Sabattini y Manuel Rapoport están al frente de Designo Patagonia. Desde el sur del sur, llevaron a Milán dos nuevos productos, un remix y un clásico. “Ya en comercialización, la silla Chiva es uno de los nuevos productos, además del Disco Bit, en instancia prototípica. El remix es la mesa Veril, pero realizada con la técnica de reutilización de las tejuelas de madera de alerce. Y el clásico: el banco Matero, que es nuestro ícono indispensable”.

¿Cómo percibieron sus propios productos en comparación con el resto de los expositores? “La primera conclusión es que nuestros productos compiten bien en diseño (son originales, no vimos nada igual en la feria, gustaron mucho y atrajeron público), calidad (nuestros productos están bien, pero debemos lograr que sean impecables) y precio (nuestro banquito matero lo ofrecimos a un valor más bajo que los banquitos del mismo rango de otras empresas)”.

Sobre la necesidad e importancia de participar en las ferias internacionales de diseño, Federico Varone opina: “Es necesario mostrar el trabajo de los diseñadores argentinos en el mundo. Y esto se logra participando en ferias internacionales, para demostrarle al mundo que hay buen potencial de este lado del planeta”. “Nos dimos cuenta de que primero debemos insertarnos fuertemente en el mercado argentino, ser fuertes como marca y como empresa. Una vez allí, volveremos a participar en las ferias, pero con mucha más experiencia y volumen de stock”, concluye desde No Pánico. Habiendo sido su segunda experiencia en mostrar sus productos en el exterior (la primera fue en la última 100% Design, en Londres), desde Crivos creen que “Para instalarnos a nuestra escala en el negocio de la exportación, es necesario seguir participando de la feria de Milán, por lo menos, es nuestro anhelo”. Para los Designo Patagonia, “El valor de lo regional es muy apreciado en el mundo globalizado. Para un mundo Ikea es necesario, de vez en cuando, algo que acerque a las personas al mundo especial de los objetos únicos”.+

Esta nota se publicó en la edición #49 de Revista 90+10.

Links externos:

iSaloni

Designo Patagonia

Federico Varone

Crivos Objetos

No Pánico

Topcret

¿Te gustó la nota? Dejanos tu comentario.

comentarios

Send this to a friend