Escribir una reseña sobre Sereno es una tarea compleja, o tal vez sea la reseña más fácil que me tocó hacer desde que escribo para 90+10. Se preguntarán el porqué de esta manera tan particular de comenzar… La razón más puntual es que el personaje creado por Luciano Vecchio nació (o se manifestó por primera vez) en 2012, durante un taller de diseño de personajes que doy desde el 2010 en Espacio Virgen.

Texto: Patricio Oliver

Como parte de la dinámica del taller, los alumnos deben realizar un panel que reúne un compendio de imágenes relacionadas con todo aquello que les gusta: música, cine, arte, animación, cómics, etc. Analizando todo esto, se obtiene la materia prima para gestar un personaje que -claramente- tiene una impronta intrínsecamente personal.

Fue en este acto de alquimia pura que elementos de Sailoor Moon, Aang el último nómade de aire, Evangelion, Caballeros del Zodíaco, El principito, los Titanes de DC cómics y otros personajes se fusionaron para constituir la esencia de la creación de Luciano Vecchio, o tal vez hacer reflejo de la propia esencia del autor.

Un autor cuyo amor por los cómics y los superhéroes lo ha llevado a un camino como ilustrador de historietas para editoriales como Marvel Comics, Dc Comics y Drumfish Productions, siendo casi inevitable sentir que el siguiente paso en su viaje visual fantástico era un cómic con guiones e ideas propias.

Partiendo de ese primer personaje, en el año 2014 -junto al sello digital TÓTEM CÓMICS, encabezado (por el gran Quique Alcatena y Fernando Calvi)- que el Sereno de Nueva Teia cobró vida en forma de una tira semanal separada en “pulsos”. Luciano no tiembla en dejar muy claro sus influencias en su cómic, donde el Batman beyond de la serie animada de DC comics se puede sentir casi de manera tácita en este mundo futurístico de contrastes de luz y oscuridad, tecnología y espiritualidad, bien y mal.

De la misma manera, es imposible no sonreír cuando invoca sus diferentes poderes y habilidades, siguiendo el manual más clásico de héroe de animé. Y así como Mazinger Z emanaba sus rayos fotoatómicos o Shun de Andrómeda de Sain Seiya hacía uso de su cadena al grito de “¡Tormenta Nebular!”, Sereno recurre a la lluvia de fotones, a la absorción empática o el pilar de luz (entre muchas otras técnicas) para vencer a los antagonistas de su universo.

TÓTEM CÓMICS es un sello de superhéroes de autor, y en su historieta, Luciano le rinde homenaje de la manera más pura a este género. El lector siente que está ante un personaje clásico, pero tal vez esto sea más desde lo formal. Porque rápidamente, se puede percibir que este joven paladín de la luz es mucho más que un héroe que lucha contra villanos.

Sereno es una metáfora de la sociedad en la que vivimos, donde agentes de poder influencian e intentan dominar desde todos los francos. La búsqueda interna que pulso a pulso este guerrero lleva a cabo, lo hace dudar de lo que parece absoluto, cuestionar la esencia misma de contraponer elementos opuestos y, por qué no, permitirse un poco de romance con un sexy antihéroe de turno.

Héroe solitario, Sereno reflexiona constantemente -casi en voz alta-, como si el lector fuera en realidad su único acompañante, luchando contra monstruos fantásticos. Mientras que en otro plano, esos monstruos se manifiestan en sus dudas, certezas, errores y deseos.

Luciano sabe darle vida a sus dibujos con mucha naturalidad: todo es fluido, dinámico, estilizado y simple. Las emociones son palpables, no sólo desde los rostros de sus protagonistas, sino desde la expresión visual que tiene su narración. Su ciudad habla, vive, sufre y se excita; los entornos son extensiones de los seres que los habitan y el color cumple un rol estructural, haciendo que todas las partes estén relacionadas y dándole un carácter orgánico y vivo a su obra.

Finalmente, y para el agrado de todos sus seguidores en el plano virtual, recopilado y publicado por www.gutterglitter.net, el héroe de Nueva Teia vuelve a manifestarse en otra corporeidad, sumando otra capa más a este proceso constante de cambio y crecimiento en forma de un libro a todo color, de tapa blanda, con 112 páginas de pura acción y luz personal.+

¿Te gustó la nota? Dejanos tu comentario.

comentarios

Send this to a friend