Una de las tres artistas que está trabajando en la serigrafía que busca representar en imágenes la mística del sabor de Jägermeister y sus 56 ingredientes, nos adelanta su producción y nos cuenta de su viaje a China, donde comió arroz, tomó té verde y nutrió su imaginación.

Proyecto 56

*Proyecto 56 es una producción que buscará representar, por medio de tres serigrafías originales, la mística que envuelve a la bebida alemana.*

Texto: Gala Décima Kozameh

Entre dos montañas de picos invisibles, ocultos entre las nubes, hay un río que fluye por un campo verde. En la provincia de Zhejiang, en China, la vegetación es espesa, perfecta para el cultivo de té verde. Pum Pum camina con una mochila en la espalda y su cuaderno de bocetos en la mano. Salta de piedra en piedra, respira hondo y no puede creer dónde está.

En eso, descubre un campo de flores de loto. Sabe lo que son gracias a Internet, a su popularidad, pero es la primera vez que las ve en vivo. Que puede tocarlas. Que sus dedos, con los que está pintando un mural en una escuela primaria rural, interactúan con un ícono de la cultura del lugar. Se sienta en el piso y abre su bitácora de dibujos. Garabatea unas formas y vuelve a la escuela. Es momento de dejar algo de Pum Pum en China.

Pum Pum es una de los tres artistas de Proyecto 56. Dice que cada experiencia, como un viaje para pintar a China o un reto en la superficie a intervenir, nutre el trabajo de un artista. Que son capas que se suman a la creatividad y alteran el siguiente proyecto. Hoy, Pum Pum está trabajando en la serigrafía que busca representar la mística y el sabor de Jägermeister, compuesto por 56 ingredientes. Antes de poder ver su trabajo finalizado, charlamos con ella sobre su proceso creativo, este viaje a la otra punta del mundo, y le preguntamos cuánto de China tendrá su serigrafía.

+¿Qué nos podés adelantar sobre la serigrafía que estás preparando para Proyecto 56?
PP Empecé a bocetar a partir del misterio en torno a algunos de los ingredientes de Jägermeister que son desconocidos. Entre los más famosos y los secretos, se logra la gracia del sabor y la mística de la marca. Los ingredientes de los que no se sabe, me generaron mucha intriga. Lo mismo que la etiqueta, el mito del cazador, la imagen del ciervo, los rayos y llamar a los destiladores “maestros artesanos”, por ser pocos los que hacen el trabajo de producir la bebida. Relacioné todo eso con la magia, como de poción mágica.

+En general, ¿cómo es tu proceso creativo?
PP Siempre empiezo por un punteo de palabras en mi anotador. Desde las palabras y conceptos, veo hacia dónde deriva la idea. A veces me gustan las palabras por fonética, o busco sinónimos en el diccionario y eso me dispara algún dibujo. Empiezo por algo chiquito y veo hasta dónde va. Voy puliendo cada uno de mis bocetos a partir de mi estilo o lenguaje, con una paleta de colores o elementos que son afines. Siempre hay algún personaje; me gusta que sean misteriosos. Cuando llego a la PC, empiezo a descartar cosas que hice en la etapa de papel, y ya en la computadora, defino mejor la paleta de colores. Pruebo fondos y combinaciones. Y de ahí a una pared, objeto, o en este caso, a un archivo que se convertirá en serigrafía por un serigrafista.

+¿En qué etapa sentís que tu creatividad explota más?
PP Cuando estoy manejando el color. Sin embargo, la primera etapa -la de bocetar- creo que es la más inocente. Vas tirando líneas y por ahí despreciás lo que hiciste. Pero si dejás reposar el dibujo, cuando volvés sobre él, lo ves distinto. En esa etapa, volcás mucha creatividad. Es algo muy auténtico, bestial, natural. Creo que es un testeo de lo que sale de la cabeza. Por ahí, estéticamente no es lo mejor, pero es lo más real.

+Tus trabajos trascienden los murales y se ven en objetos, serigrafías -como en esta oportunidad- o papel. ¿Cuál es tu preferido y cuáles te desafían más?
PP Me sale naturalmente la pared. Tengo un momento en que no sé cómo voy a encararla y luego fluye naturalmente. Los cuadros me generan más presión por otro nivel de lectura: requieren otro acabado, otro sistema, una carga de trabajo distinta. Y me gustan los desafíos como la serigrafía en tela o diseñar algo para un objeto. Me gusta estudiar el objeto, cómo se va a utilizar, qué limitaciones tengo.

+Contame de tu viaje a China. ¿Cómo fue esa experiencia? ¿Qué hiciste?
PP Hay muchos proyectos a nivel mundial que convocan artistas. Este fue muy particular, porque convocó a 20 de todo el mundo, durante tres meses en distintas instancias, a pintar escuelas rurales de China. Fue muy ambicioso, porque movía mucha gente ¡y encima, en China! Todo curado por un artista francés llamado Seth Land, que mandó un mail de esos que uno cree que son Spam ¡y era de verdad! Fue una locura y me enamoré de China. Primero estuve en Shagai, donde nos recepcionaban, y luego me tocó un pueblo rural entre las montañas. Pintar una escuela llena de chicos, con las limitaciones del idioma, fue un desafío maravilloso. Además, hacerlo ahí, entre las montañas chinas, rodeada de vegetación y lagos.
Sobre la idea, tenía algo pensado, pero la propuesta era que nos tomáramos unos días para conocer el lugar, e interiorizarnos con el espacio. Pasear e inspirarse. Entre muchas cosas, para el dibujo me inspiré en el uniforme que tenían los nenes en la escuela. Así que planteé un personaje que pareciera ser alumno de ahí. Me gustan las temáticas fantasiosas, pero me gustan que tengan un anclaje con el contexto en el que estoy trabajando.

+¿Qué te llamó la atención del lugar o de la cultura China cuando estabas ahí?
PP Todo. Me fascinaba la comida, por ejemplo. Había muchos cultivos de arroz. Comían lo que cultivaban en el pueblo, así que esa conexión propia con los alimentos era muy interesante. Su cultura es muy cautivante: sus productos, la caligrafía. En general, siempre me llamó la atención todo lo oriental.

+¿En qué estás trabajando ahora?
PP Estoy haciendo un mural y collage en madera con fórmica para la plaza seca del Centro Cultural San Martín. Me gusta probar con otros materiales, jugar con el volumen de la madera.

Pum Pum - Mural en China

+¿Qué te gustaría hacer que todavía no tuviste la oportunidad?
PP Viajar pintando es lo que más me gusta, así que me gustaría seguir haciendo eso. Es mi proyecto ideal.+

Jägermeister | en Facebook | en Instagram | en Twitter | en YouTube

Proyecto 56 - Jägermeister

¿Te gustó la nota? Dejanos tu comentario.

comentarios

Send this to a friend