Abrir una botella, rallar queso, exprimir jugo, hacer café o batir crema. Todas acciones que desarrollamos en la cocina y que pueden ser mucho más atractivas, si utilizamos objetos que, además de funcionales, sean hermosos. Aquí seleccionamos 5 objetos icónicos, que no pueden faltar en la cocina de un amante del diseño.

Design by Novum

Texto: Marcela Fibbiani

Un poco de historia, para redescubrir y enamorarse aún más de aquellos objetos de diseño dignos de ser exhibidos en la mesada, casi como piezas de arte cotidianas.

¡A DESAYUNAR!

Para despertarnos, nada mejor que prepararnos un auténtico caffè alla italiana, en una auténtica cafetera italiana. Aquí se vuelve imprescindible tener a mano la Moka Express de Bialetti, que viene en varias medidas, según la cantidad de tazas que deseemos preparar: 1, 3, 6, 9 o 12.

Todo empezó cuando el ingeniero Alfonso Bialetti le compró la patente al inventor de la cafetera Moka, Luigi De Ponti, quien la había diseñado en 1933. Pero es a partir de los años 50, que la Bialetti se transformó en un objeto esencial del hogar italiano. El diseño original era de aluminio con asa de baquelita; mientras que el asa actual es de plástico. Existen distintas variantes de colores, e incluso, una versión eléctrica.

Moka Express BialettiLa macchinetta -como la llaman los italianos- elabora el café por medio de vapor de agua. ¿Cómo se usa? Se debe agregar agua en el calentador (en la parte inferior) hasta el nivel de la válvula de seguridad. Luego, insertar el filtro de metal con forma de embudo, e incorporar al filtro el café molido fino. Una junta mecánica asegura que la unidad esté herméticamente cerrada a la sección superior (que contiene otro filtro de metal en la base) y que se enrosca firmemente a ésta.

La cafetera va al fuego directo y el agua se calienta hasta que llega al punto de ebullición, formándose vapor en el calentador. Éste termina alcanzando una presión lo suficientemente alta como para forzar el resto de agua a “subir”, pasando a través del embudo, empapando el café molido, y terminando así en la cámara superior donde se acumula el café, que se licúa por condensación.

¿UN POCO DE CREMA PARA EL CAFÉ?

Para esto, debemos tener siempre a mano la batidora Stand Mixer Artisan de KitchenAid que, además de captar todas las miradas por sus atractivos colores y diseño retro de bordes redondeados, está construida para durar toda la vida, gracias a su sólida estructura metálica.

Sus 10 velocidades hacen posible desde una mezcla suave hasta un batido intenso, en el caso de querer preparar una torta en su bowl de 4.83 litros. Más que útil es su escudo vertedor, que permite incorporar nuevos ingredientes a la mezcla sin salpicar y evita nubes de harina.

Stand Mixer Artisan

El antecedente de esta batidora data de 1919: el modelo H-5 de KitchenAid fue la primera batidora de pie para uso doméstico con sistema de acción planetaria, que hace girar el batidor en una dirección, mientras se mueve alrededor del bowl en sentido inverso, logrando un batido perfecto.

Y UN JUGUITO DE NARANJAS EXPRIMIDO POR FAVOR…

…es que le queda muy bien al café con crema. Sobre todo, si para hacerlo usamos el exprimidor Juicy, diseñado por el francés Philippe Starck en 1990. Si no nos convence en su uso, seguramente lo hará por su estética. Juicy es considerado uno de los objetos de diseño más bellos de los últimos tiempos: viste cualquier cocina y es digno de habitar las mesadas más sofisticadas. De aluminio pulido, mide 29 cm de alto y es uno de los best sellers de la productora italiana Alessi.

Juicy

NO HAY PASTA SIN QUESO

¡Amamos el queso parmesano! Y no sólo lo queremos coronando un buen plato de pastas, sino también para gratinar o darle sabor a cualquier preparación. Siempre podemos optar por comprar queso rayado, pero nada se compara con rayarlo uno mismo, en el preciso instante en que lo necesitamos.

Aquí entra en acción Parmenide, el rallador diseñado en 1994 por el argentino Alejandro Ruiz (nacido en Bahía Blanca y radicado en Milán desde 1985). Se trata de un rallador de acero con un recipiente de resina termoplástica, que es una quesera. Es así que en un mismo objeto tenemos un rallador de queso y una quesera en simultáneo, y lo suficientemente agradable como para dejarlo en la mesa durante las comidas. Parmenide es parte de la colección de diseño del Moma, el Museum of Modern Art de New York.

¿Y SI ABRIMOS UN VINITO?

Que sea con el sacacorchos Anna G., creado por Alessandro Mendini en 1994 para Alessi, y la experiencia de abrir la botella será inigualable. Sin esfuerzos, la bailarina sonriente levanta sus brazos para llevarse consigo el corcho, sin romperlo.

Anna G.

“Pocos saben que el nombre del sacacorchos Anna G. deriva del nombre de una persona real: Anna Gili, diseñadora de Umbria, Italia. Alberto Alessi fue quien propuso este nombre, al encontrar un parecido entre la imagen del objeto y la de Anna: el corte de pelo, el cuello largo, la mirada”, explicó alguna vez quien fuera uno de los fundadores del recordado Estudio Alchimia, junto a Ettore Sottsass y Michele De Lucchi. Un verdadero retrato de diseño, con más de veinte años en el mercado.+

Novum

*Novum, la primera marca de grifería de lujo argentina, presenta lo mejor del diseño de alta gama: muestras, colecciones, tendencias y entrevistas internacionales.*

novum.fvsa.com.ar†| Novum en Instagram | Novum en Twitter

¿Te gustó la nota? Dejanos tu comentario.

comentarios

Send this to friend