A través de una charla con el fotógrafo argentino Ale Burset sobre su trabajo para el Calendario Campari 2017, repasamos la campaña Campari Red Diaries 2017, que incluye un shortfilm de Paolo Sorrentini con la actuación de Clive Owen y una serie de acciones junto a bartenders durante todo el año.

Texto: Gala Décima Kozameh

La short movie del italiano Paolo Sorrentini comienza con una toma superior de una copa que se va llenando con un cocktail. La imagen refresca la pantalla, y casi que se puede saborear el trago “Killer in red”, con sólo mirarlo. Después, aparece Clive Owen -que puede hasta seducir a un bartender experimentado- y juntos entablan una charla que nos lleva a un breve thriller con un asesinato misterioso, en el que los protagonistas son los creadores de los infinitos cocktails que pueden armarse con Campari.

La ambiciosa campaña Campari Red Diaries –además de incluir una mega producción del director italiano y el célebre actor hollywoodense- continuará en el 2017, con una serie de acciones como “12 historias de cocktails”, creados por algunos de los principales bartenders de todo el mundo, plasmadas en video por el joven y pujante director italiano Ivan Olita. Sin embargo, la propuesta 2017 de la bebida no se olvida de su clásico Calendario Campari, para el que -en esta oportunidad- se convocó al reconocido fotógrafo argentino Ale Burset.

EL  CALENDARIO

Antes de que los 9.999 calendarios impresos lleguen a las manos de los amigos de Campari, charlamos con el encargado de plasmar en imágenes la campaña de los clásicos cocktails rojos. Además de contarnos el proceso creativo del calendario, Ale nos habló de sus próximos proyectos, y hasta nos dio su opinión sobre la fotografía instagrammer.

+¿Qué destacás de la experiencia de trabajar en el Calendario Campari 2017?
AB Es la primera vez que Campari encara un proyecto así. Definitivamente, fue un cambio importante, toda una evolución. Haber formado parte de este proceso fue un honor increíble. Un gran trabajo de todo el equipo: desde la marca, la agencia, el director del short film (Paolo Sorrentino) y Clive Owen. Para mí, fue cumplir un sueño; además, la pasamos muy bien. ¡Gran experiencia!

+¿Cómo fue el proceso creativo y de trabajo?
AB Después de ver el brief, fuimos viendo cómo íbamos a trabajar la historia, retratar a los personajes. Pensamos distintas opciones estéticas para cada etapa del proyecto, en conjunto con todo mi equipo de trabajo y las áreas involucradas. Lo mejor fue que todo fluyó naturalmente; nos entendimos entre todos. El shooting duró 6 días en total. Muy intensos, pero por demás satisfactorios.

+Tenés una amplia trayectoria y gran experiencia en fotografía publicitaria. ¿Cuáles son los aspectos de tu trabajo que más disfrutás y cuáles son los que más te desafían?
AB Me gusta muchísimo hacer fotografía publicitaria. Hasta diría que me enamora. Me fascina el concepto en general. Es un proceso muy largo, que comienza con un brief al que hay que ir dándole forma, pensando cómo ves la campaña por completo, trabajando en el tratamiento que le vas a dar -incluso- antes de hacer los shootings. Tenés que buscar que lo que hacés, emocione al otro. Por mi parte, estoy muy involucrado en todas las etapas del trabajo; sigo de cerca la posproducción, por ejemplo. Hasta no saber que el trabajo está terminado, no me aparto del proyecto.
Incluso, disfruto cuando el asunto está complicado, y hay que ver cómo solucionarlo, encontrarle una solución. También me entusiasma trabajar en los briefs, porque es una línea que nos ponen para los trabajos, un puntapié, y con mi equipo siempre buscamos mejorar esa propuesta inicial, aportándole nuestra visión.

 

Ale Burset

+Aparte de Campari, ¿en qué otro proyecto estás trabajando?
AB Además de hacer la presentación y la campaña en el mercado americano del calendario, estoy queriendo retomar un viejo proyecto personal que abandoné en el año 2000, que son retratos intimistas en blanco y negro. Con conocidos, celebrities, gente de la calle y más. Todos encuentros pactados, de los que salieron lindas fotos. Me gustaría terminarlo en el 2017.

+¿Descubriste alguna nueva herramienta de trabajo últimamente?
AB Después de tanto tiempo siendo un obsesivo de la luz, de investigar cómo iluminar una toma, redescubrí la luz natural. Volví a hacer fotos como hace 20 años, en blanco y negro, y con luz natural. Antes, quería que todo fuera de una forma, y con los años, aprendí que todas las campañas piden distintas cosas y tienen un lenguaje y necesidades especiales. Si una campaña pide a gritos luz natural, me gusta dársela. Me reencontré con mis comienzos, con la luz natural, y captar momentos y cosas así.

+Con las apps y las redes sociales, hoy todos tenemos la posibilidad de sacar fotos. Incluso, hay fotógrafos que nacieron en Instagram, por ejemplo. ¿Qué opinás de esta evolución de la fotografía?
AB Creo que es parte del mundo que nos toca vivir; es lo que hay hoy. Si volvemos para atrás 20 años, cuando yo empecé, me decían que no podía ser fotógrafo porque era periodista. Dejando de lado las distancias de que en ese momento todo era analógico, si eras periodista, no podías ser fotógrafo. Creo que si yo pude ser fotógrafo -aún cuando al comienzo era muy malo-, me parece que está buenísimo que las tecnologías le abran las posibilidades a la gente y los acerque a hacer lo que quieren. Hoy, los lenguajes cambiaron, hubo una evolución y hay que aprovecharla. Creo que nadie nos puede decir que no podemos hacer lo que soñamos, y si esta nueva generación, por medio de dispositivos, cree que tiene algo para transmitir por medio de la fotografía, ¿por qué no permitírselo?+

¿Te gustó la nota? Dejanos tu comentario.

comentarios

Send this to friend