La creación del diseñador Domenico Raimondi – thesignLab (director artístico de la asociación Andare oltre si può, que promueve el valor, la aceptación y la inclusión de las personas con síndrome de Down) tiene 20m de largo, un ancho y una altura de 5.50m.

Texto: Arqa Fotos: Donato Bellomo y Laura Menesini

Es una gran nube de 8 mil cintas, de 5cm de ancho para un total de 28Km de cintas, en blanco y plata, que caen desde arriba.

La idea fomenta el uso lúdico y colectivo del espacio público, como la histórica Piazza San Francesco, remodelada en los últimos años. Las luces LED de color en el perímetro exterior, y las blancas en el interior indican los límites y los caminos internos: las cintas colgando a 10cm unas de otras, producen un área bien definida por fuera y un laberinto interior; una selva urbana, donde uno puede perderse o encontrarse.

La densa selva está suspendida, anclada en la parte superior, a 5m de altura, de modo que está en movimiento constante, gracias al paso de los visitantes o a la menor brisa, dando la sensación de inestabilidad a toda la instalación. Los visitantes que se embarcan en este viaje particular, viven una experiencia sensual y misteriosa. Caminando a través de los visitantes, se encuentran imágenes de los niños y adolescentes de la asociación Down Lucca Onlus y la asociación Love.

Un camino, un lugar de encuentro y descubrimiento. La instalación fomenta la interacción: los espectadores están invitados a entrar, intrigados y ser parte de la instalación.+

También podés leer esta nota en Arqa.

 

¿Te gustó la nota? Dejanos tu comentario.

comentarios

Send this to a friend