Porque pasamos muchas horas en nuestro lugar de trabajo, merecemos el mejor equipamiento en materia de mobiliario. Bienvenidos a nuestro top 5 de obras maestras del diseño, para lograr comodidad, practicidad y hasta una vida más saludable.

Design by Novum

Tan importante como tener una buena computadora, es el lugar donde la apoyamos. Para cubrir esta necesidad, proponemos el escritorio Tanis, que Pierre Paulin diseñó para Ligne Roset. Se trata de un clásico de la década del cincuenta, con un diseño funcional y minimalista. El escritorio posee una base de acero color negro laqueado y un tablero laminado negro, con dos cajones de nogal barnizado.

Ahora nos hace falta la mejor silla de escritorio que, ergonómica y fácilmente adaptable a nuestro cuerpo, favorezca la postura y controle los dolores de espalda. Inmediatamente, pensamos en Herman Miller y la silla Aeron de Bill Stumpf y Don Chadwick, que en 1994 revolucionó los ambientes de oficinas.

Es la preferida por numerosas compañías de todo el mundo, y podemos descubrirla en numerosas películas y documentales, formando parte de los espacios de trabajo más innovadores. Premiada y parte de la colección permanente de diseño del MoMA, este verdadero ícono del diseño sigue evolucionando, presentando materiales más resistentes e inteligentes, un mejor ajuste y nuevas opciones de acabados.

En cuanto a la iluminación, la situación ideal es contar con luz natural en nuestro lugar de trabajo. Pero para cuando baja el sol, se vuelve imprescindible la lámpara de escritorio. La indicada, siempre, será Tolomeo, diseñada en 1986 por Michele De Lucchi y Giancarlo Fassina para Artemide.

Visualmente elegante y liviana, esta lámpara posee una estructura de brazos móviles, articulaciones y pie de aluminio pulido. Emite luz en forma directa, difusa y en todas las direcciones. En 1989, recibió el premio Compasso d´Oro, máximo galardón italiano en diseño. Y en diciembre de 2016, Artemide lanzó una versión dorada, para celebrar los 30 años de producción ininterrumpida de la luminaria.

Aunque cada vez más se trabaja en forma virtual, y ya no es necesario imprimir y archivar, hace falta una biblioteca para atesorar libros y revistas inspiradores. La estantería Bookworm -que diseñara Ron Arad en 1994 para Kartell– es la respuesta. Se trata de una pieza de PVC, flexible y durable, que resiste alrededor de 10 kilos por cada soporte. El fabricante aconseja amurarla en la pared en forma curvada, para mantener los materiales en tensión, y aumentar la resistencia.

Para finalizar, necesitamos un perchero. ¿Qué tal alguna de las opciones de la colección Song, que el Studio Lievore Altherr Molina diseñó para Arper? De pie o de pared, poseen brazos móviles muy livianos, en forma de notas musicales, capaces de crear distintas composiciones dinámicas. Además de funcionanes, proponen un juego de formas orgánicas y geométricas. Y cobran vida al colgarles nuestros abrigos y bolsos.+

Novum

*Novum, la primera marca de grifería de lujo argentina, presenta lo mejor del diseño de alta gama: muestras, colecciones, tendencias y entrevistas internacionales.*

novum.fvsa.com.ar | Novum en Instagram | Novum en Twitter

¿Te gustó la nota? Dejanos tu comentario.

comentarios

Send this to a friend