Lo entrevistamos por primera vez en 2006. Once años después, nos cruzamos con Alfredo Häberli en los pasillos de Euroluce, en el Salone del Mobile. Hablamos de sus últimos proyectos y de los caminos posibles para un diseñador.

Design by Novum

Texto: Marcela Fibbiani

Alfredo Häberli nació en Buenos Aires en 1964, vivió un tiempo en Córdoba, y en 1977 se mudó a Zürich, Suiza, donde se graduó en diseño industrial. Allí estableció su propio estudio. Le llevó cinco años lograr su primer cliente importante, y otros cinco entrar a jugar en las grandes ligas, diseñando para Alias, Driade, Zanotta, Kvadrat, Moroso, Luceplan, BD Barcelona, BMW, Camper. Aunque considerado “el” diseñador suizo, admite que sus éxitos se deben al saber combinar el instinto de supervivencia sudamericano con la rigurosa disciplina suiza.

Fascinado por el diseño de los años 50, sus diseños livianos y lúdicos traspasan los límites estéticos, para concentrarse solucionar problemas. Y como todo diseñador de fama internacional, presentó distintos proyectos en la semana del diseño de Milán: una colección de alfombras para la marca suiza Ruckstuhl, y una silla para la holandesa Quodes en el Fuorisalone, así como la lámpara Nox para Astep, en Euroluce. Allí nos citamos con Alfredo Häberli -a quien habíamos entrevistado por primera vez hace once años- para hablar de estas novedades, sus últimos proyectos y cómo ve el diseño actual.

LA NOCHE

En el espacio de la joven marca de iluminación Astep, creada en 2014, Häberli presentó su lámpara Nox (en griego, “la noche”). Con 20 horas de autonomía -gracias a su carga por inducción-, es portable, no usa cables y es apta para interior o exterior. Posee pantalla de vidrio y estructura de aluminio anodizado, en cuatro distintas terminaciones: natural, bronce, bordeaux y gris azulado. Utiliza lámparas LED y existe una versión de mesa y otra colgante. En este video, él mismo nos cuenta cómo funciona Nox.

Una publicación compartida de 90+10 (@90mas10) el

+¿Por qué te interesó trabajar con una marca tan nueva como Astep?
AH Sí, es una empresa joven, se fundó hace poco. Su propietario es Alessandro Sarfatti, hijo del fundador de Luceplan, empresa con la que trabajé muchos años. A Alessandro lo conozco de cuando era pequeño. Ya existe una amistad…

+Además de la lámpara Nox para Astep, ¿qué otros productos estás presentando en la Milan Design Week?
AH Tengo una colección de alfombras para Ruckstuhl (una tienda suiza) y también hice una silla de madera para una tienda holandesa que se llama Quodes, que se está exponiendo en Piazza San Babila. Sigo trabajando con Kvadrat de Dinamarca, para la que hago telas. También con Alias, Moroso… Pero eso va a salir el año que viene.

+¿En qué otros proyectos estás trabajando?
AH Acabo de terminar una casa prefabricada en Alemania. También hice un proyecto para la BMW: un auto eléctrico que saldrá dentro de cuatro años (no hay nada para mostrar por el momento). Además, estoy haciendo sofás, lámparas, sillas, vasos, cubiertos. Lo normal…

+¿Qué fue lo más grande y lo más chico que diseñaste?
AH Lo más grande que hice últimamente fue un hotel, el 25hours Hotel Zürich West, con 160 habitaciones. Diseñé unos 60 objetos nuevos para el hotel: desde las manijas de las puertas hasta las alfombras, los cubiertos, todo. Lo más pequeño, fue un anillo. Esos son mis intereses.

+¿Cómo hacés para repartirte entre proyectos tan distintos, como una casa, un textil, un auto?
AH Sinceramente, tengo que decir que tener ideas para una silla nueva es más difícil que cambiar de sectores. Siempre busqué diversificarme para, justamente, divertirme un poco más, para no repetirme. Por eso me gusta hacer bolsos, telas, vasos, lo que sea. De lo más pequeño, a lo más grande.

+¿Cómo está compuesto tu equipo?
AH En mi estudio somos cuatro personas, pero se suman colaboradores freelance, sobre todo, en los proyectos de arquitectura. Es una dimensión buena para que el estudio funcione. Luego, vivo de los royalties, de cada lámpara o mueble que se vende. En ese sentido, si diseñas productos de éxito (y yo tengo varios de esos), el sistema funciona bien. Es como la música. Estoy muy contento con esto, pero no viene solo, hay que trabajar…

VENGO DEL SUR

+En la entrevista que te hicimos en 2006, nos contabas que el primer cliente grande tardó varios años en llegar a tu estudio. Supongo que te hicieron falta mucha perseverancia y disciplina, para no claudicar.
AH Exactamente, y eso es lo difícil para una persona joven que debe mantener su propio estudio, porque hay que sobrevivir. En el caso de la lámpara Nox, el desarrollo del proyecto fue muy rápido, duró sólo un año. Normalmente, una silla lleva entre dos a tres años de investigación, y para venderla, otro año más. Es decir que recién a los cuatro años empezás a recibir el dinero por el tiempo que invertiste. Y esto es muy difícil para los jóvenes. Por eso, yo digo que nosotros corremos maratones, pero no las de los cien metros. Mentalmente, hay que ser muy fuerte para creer en ese potencial camino. Pero es posible.

+¿Y creés que el ser argentino te ayuda?
AH Gracias a Dios que soy argentino, porque tenemos una fortaleza especial. Lo más lindo que me sucedió a mí es nacer en la Argentina, porque somos bastante seguros y aprendes a sobrevivir con las inflaciones que tenemos. Así que tienes que creer en el futuro y ser muy positivo para seguir adelante. Y eso yo lo tengo, como buen argentino.

+También en 2006, nos decías que trabajás muy ligado a la industria y la producción, lo que te diferencia de un artista. ¿Cómo es eso?
AH Primero, somos industrial designers, y queremos que nuestros diseños se produzcan en la mayor cantidad posible, porque vivimos de eso. En ese sentido, si no te gusta la industria, tienes un problema. Sin embargo, yo también trato a mis productos como un artista, en el sentido de que, si no estoy conforme, no salen del estudio. Si no estoy totalmente satisfecho, no presento nada. Es como un artista, que no va a colgar un cuadro si no le gusta. Pero me gusta la industria. La producción es una cosa muy bonita, a la que no le tengo miedo. De esta forma, somos un grupo que trabaja en conjunto. No es que estás solo, pensándote una idea que te sale de golpe. Estás siempre trabajando con la industria, y lo más lindo es lograr un producto al precio justo, transformar tu idea en realidad.

+¿Qué pensás de las ediciones limitadas?
AH Están un poco de moda. Pero también, son una buena posibilidad para los jóvenes diseñadores. Trabajo bastante poco en ese sector, pero me gusta que se use como experimento este momento de hacer una producto limitado. Porque en la industria, no podés hacer tantas pruebas. Las restricciones son muy duras. En el caso de Nox, la luz tiene que durar 20 horas, incluir el dimmer; son todas cosas complicadísimas de poder lograr. Pero cuando haces una edición limitada, cuesta más dinero (lo que aquí no importa), pero podés experimentar mucho más, tenés mayor libertad. En ese sentido, está muy bien. Pero no es mi camino, no me motiva tanto, ni me hace falta tampoco… ¡Hay lugar para todos!

+¿Qué te gustaría diseñar que hasta ahora no hayas hecho?
AH Me hubiera gustado diseñar una bicicleta o un velero…

+Bueno, aún estás a tiempo…
AH Sí, tengo sueños todavía (risas). Y siempre me ha gustado diseñar para niños. No juguetes, pero cosas para ellos, porque los niños son muy directos. Enseguida te dicen si les gusta o no les gusta, y eso me encanta. Los adultos pensamos demasiado, mientras que los chicos tienen una intuición fantástica. Para ellos, todo es blanco o es negro.+

Novum

*Novum, la primera marca de grifería de lujo argentina, presenta lo mejor del diseño de alta gama: muestras, colecciones, tendencias y entrevistas internacionales.*

novum.fvsa.com.ar | Novum en Instagram | Novum en Twitter

¿Te gustó la nota? Dejanos tu comentario.

comentarios

Send this to a friend