Diseña muebles, lámparas y es el responsable de la imagen de Kartell, Foscarini, Fratelli Boffi y demás expositores del Salone del Mobile. El encuentro con Ferruccio Laviani, uno de los referentes más versátiles del diseño italiano.

Design by Novum

Texto: Marcela Fibbiani

Pietro Ferruccio Laviani nació en Cremona, a menos de 100 kilómetros de Milán. Además de arquitecto, es diseñador industrial, y trabajó junto a Michele De Lucchi durante 8 años, hasta abrir su propio estudio. Diseño industrial, gráfico, de exposiciones, de interior y dirección de arte son sus campos de acción. Desde 1991, es director artístico de Kartell, rol que también supo ocupar en De Padova, Foscarini, Flos, Moroso, Emmemobili.

Foto: Simone Segalini

Todos nos hemos cruzado alguna vez sus lámparas para Kartell (Bourgie, Taj, Battery, Take), sus desconcertantes armarios para Fratelli Boffi, o sus funcionales y delgadas piezas para Frag. Lo que quizás pocos saben es que Ferruccio Laviani también diseña las tiendas comerciales de Foscarini, Kartell, Dolce & Gabbana, Zuhair Murad y Barovier & Toso. Además, fue el encargado del diseño expositivo del imperdible museo que Kartell posee en Noviglio, proyecto que recibió el Premio Guggenheim Impresa & Cultura 2000, por ser el mejor museo de una empresa privada.

EL SALONE: UN NUEVO COMIENZO

Seis días de abril es lo que dura el Salone del Mobile. Para algunos, es el inicio del calendario design. Para otros, como Ferruccio Laviani, es comenzar a pensar varios de los stands de la feria del año próximo. Es que, además de lanzar nuevos productos allí, el italiano crea algunos de los más bellos stands del Salón. Es el responsable de la imagen de marcas como Kartell, Fratelli Boffi, Oluce, Frag o Foscarini; imagen que permanecerá en nuestras mentes durante un año, hasta el siguiente Salone.

+¿Cómo hacés para diseñar los stands de marcas tan distintas entre sí?
FL En primer lugar, creo que es parte de nuestra profesión. Cada empresa posee su identidad y depende de la propia capacidad el cómo interpretarla lo mejor posible. Pero aún siendo empresas muy distintas, poseen puntos en común. A veces, la experiencia que se adquiere con una compañía, puede servir para otra. Me gusta trabajar en proyectos diversos, porque te hacen mirar en 360 grados. Además, si trabajara sólo con Kartell o con Fratelli Boffi, sería aburrido…

CUESTIÓN DE COMUNICACIÓN

Para Kartell, Ferruccio pensó en plataformas sobre las que armó distintos ambientes que permitían al visitante imaginar cómo pueden combinarse los productos de la empresa reina del acrílico que, a pesar de colaborar con diseñadores de diversas culturas, logró una colección que habla de unidad e identidad. ContamiNation fue el concepto elegido este año.

+Necesitás conocer muy bien el ADN de la empresa que te contrata, el que, seguramente, muchas no entienden del todo…
FL ¡Cierto! La empresa te llama para aclarar un poco las ideas. Después de 28 años, es lógico que Kartell sea para mí la más fácil de entender y direccionar. Este año, su stand es alegre, afectivo, gráfico, pero detrás hay un concepto retail: cada ambientación es lo que un revendedor puede armar en su negocio, para dar idea de distintos mundos: más burgués, más utilitario; una cocina por ejemplo. No es sólo un proyecto estético, sino también de distribución, de comunicación.

Laviani también diseñó el espacio de Fratelli Boffi, una marca más ligada a la decoración de lujo, con gran tradición hebanística. Las paredes externas estaban revestidas en madera y podía verse hacia adentro a través de dos grandes hexágonos espejados, que multiplicaban la imagen de piezas icónicas de la marca, como la silla Lui5 de Philippe Bestenheider y la cómoda (W)hole, uno de sus diseños.

“El caso de Fratelli Boffi es muy diferente a otros: las medidas, la constitución, el estilo. Lo importante es hacer entender al visitante la posibilidad de tener un mueble de `falso estilo antiguo´ que, sin embargo, es de calidad. O también, hacerle leer un mueble más contemporáneo, más ecléctico, mientras se deja en evidencia el know-how de esta empresa. Aquí, hay que manejar el equilibrio entre comunicar una empresa `de estilo´ y una empresa contemporánea, de design.

+¿Cuál fue el concepto para el espacio de Foscarini, uno de los más grandes de Euroluce?
FL Este año, quise comunicar los dos aspectos de la compañía: uno más institucional, más rígido -que para mí, representa la tecnología- , que Foscarini aplica al proyecto lámpara; es decir, la investigación tecnológica. Y por otra parte, el empapelado que cubre las paredes, que representa la excentricidad de esta empresa, que trabaja con grandes y pequeños diseñadores; que investiga. En el estampado pueden verse los best-sellers, que viven en una especie de collage retro, delante de los cuales están los productos (que no son nuevos, pero que ingresan al mercado con nuevas versiones). En la vitrina del centro están los productos 2017, como en una especie de laboratorio: es el work in progress de la empresa. Son los productos que están por venir, en fabricación.

+Diseñar un stand no es sólo un trabajo de design, sino también de comunicación…
FL ¡Absolutamente! Sobre todo, de comunicación. Es verdad que existe un trabajo de bussiness en la feria, pero el gran trabajo es de comunicación: le mostrás a los clientes las novedades, los productos. Cuando trabajás para el Salone, el stand es lo que permanecerá en la cabeza de la gente por un año. La idea que la gente tendrá de Kartell de acá a abril del año próximo, será ese espacio. Por eso, es un trabajo de mucha responsabilidad. Es un riesgo.

+¿Y cómo hacés para manejar tantos proyectos en simultáneo?
FL Cuando trabajo, me concentro mucho. Trabajo mucho, mucho, mucho. Y cuando termino, me voy de vacaciones. Y cuando estoy de vacaciones, no trabajo. Para mí, no existe el punto medio. Para llegar al día de hoy, al Salone lo estoy siguiendo desde octubre del año pasado. Es un proceso bastante arduo, pero para nosotros, los diseñadores, es el momento más importante del año, y se necesita toda la energía.

+De todos tus roles, ¿cuál es la que más disfrutás? ¿El de director de arte, el de diseñador de producto, de stands?
FL Me gusta cuando es interesante. Debe ser un proyecto que me movilice, que me den ganas de hacerlo, de investigar. Me ha pasado de hacer proyectos en los que me han pagado muy bien (mucho más que en otros), pero no me divertí. Y creo que en el resultado final, eso se veía… No se trata de lo que debo diseñar, sino que tengo que estar convencido de la idea.

+¿Cómo es tu proceso de trabajo?
FL No soy capaz de delegar en otros lo que hago. Al comienzo, prefiero definir lo más posible las ideas, de modo que cuando se las paso a mis asistentes (que son muy buenos y me dan una grandísima mano), sólo hace falta producirlas o desarrollarlas. En definitiva, los clientes siempre quieren hablar conmigo; yo soy el responsable por mi trabajo y siempre quiero estar consciente de él. Por eso es muy estresante: trabajo para tantas empresas, y todo está concentrado en un mismo período.

+¿Qué viene después del Salón del Mueble?
FL Tengo proyectos para tiendas de moda, que manejan tiempos distintos respecto del design. Pero en Kartell, ya estamos hablando del 2018, del salón del año próximo. Para mí, este salón se terminó hace un mes. Estamos hablando de ICFF en New York a fines de mayo. Los distribuidores de Kartell ya preguntan por la evolución del concept de las tiendas… Termina una cosa y comienza otra. Para mí, no existen los verdaderos calendarios.

+¿Qué otras cosas te gustan, además de diseñar?
FL Me gusta la montaña, esquiar en invierno; las cosas que hacen todos, nada extraordinario… Adoro comer y cocinar. Podría preparar una guía de restaurantes, hacer una nueva Michellin: ¡la Laviani!+

Novum

*Novum, la primera marca de grifería de lujo argentina, presenta lo mejor del diseño de alta gama: muestras, colecciones, tendencias y entrevistas internacionales.*

novum.fvsa.com.ar | Novum en Instagram | Novum en Twitter

¿Te gustó la nota? Dejanos tu comentario.

comentarios

Send this to a friend