Cómo se produce, qué factores distinguen su sabor y qué es lo que hay que tener en cuenta sobre los ingredientes a la hora de probar cervezas craft. Un repaso por los datos principales para iniciarse en el mundo cervecero, con asesoramiento de Gerardo Alvides, Gerente de Calidad de Cervecería Isenbeck.

Isenbeck

Para los maestros cerveceros, la producción de cervecería artesanal va más allá del proceso en sí. Hay una mística y filosofía de hacer las cosas bien y con productos puros, de calidad. Es la búsqueda por complacer al máximo al público y poder disfrutar de una bebida que conforme a paladares exigentes. Esa concepción se traslada del productor al consumidor que, con la tendencia ascendente, cada vez busca más deleitarse con nuevas variedades y se interioriza con los estilos y busca la mejor calidad.

Te contamos algunos momentos claves de su elaboración y detalles sobre sus ingredientes para que, cuando te acerques a una cervecería artesanal, además de disfrutar hasta ver la base del vaso de pinta, te quedes curioseando sobre los elementos y particularidades que conforman tu bebida favorita.

LA MAGIA DE SU PRODUCCIÓN

El momento mágico del proceso de producción de la cerveza es cuando la malta toma contacto con el agua, formando una infusión de azúcares y otros elementos provenientes de la malta. Acá es cuando se agrega el lúpulo (que proviene de una planta), que es lo que le da el amargor y el aroma característicos. Esta mezcla (llamada “mosto dulce”) junto al componente amargo, se deriva en un fermentador donde las levaduras (microorganismos unicelulares) se alimentan de esta mezcla, haciendo el trabajo de fermentación. ¡Voilá! Los componentes se convierten en la llamada “birra”.

SOBRE SABORES E INTENSIDAD

Las características principales de cada tipo de cerveza se dan según la cantidad de ingredientes que se utilicen. Para hacer cerveza, se necesitan cebada, lúpulo, agua y levadura, junto a más cereales, como el trigo y el maíz. El lúpulo es uno de los principales componentes, ya que -además de marcar el sabor de la cerveza- es el que contribuye a estabilizar la espuma. Las recetas cerveceras se diferencian por la cantidad y elección de estos elementos, para lograr mayor o menor intensidad en el sabor, aroma, amargor y graduación alcohólica.

Gerardo Alvides y Gonzalito Rodríguez en el lanzamiento de Isenbeck Variedades.

FERMENTACIÓN ALTA O BAJA: DIFERENTES ESTILOS Y SABORES

En el marco de la presentación de Isenbeck Variedades, aprovechamos para preguntarle a Gerardo Alvides (gerente de calidad de Cervecería Isenbeck), sobre el estilo alemán que distingue a los productos nuevos, Dark y Märzen Bier. Gerardo nos contó que, además de referir a la proveniencia geográfica de este tipo de cervezas, remite al tipo de fermentación que tienen. Estos dos productos, justamente, son de fermentación baja. Entonces, ¿en qué afecta a la bebida el tipo de fermentación que tenga? Gerardo nos dice: “La levadura es la que marca si la cerveza es baja o alta, según la disposición que tenga en el tanque de fermentación, y se debe a las temperaturas en las cuales esté la mezcla. Cuanta más baja sea la temperatura, más baja será la fermentación. Esto impacta en el perfil aromático de la cerveza. Las de fermentación alta tendrán sabores frutales con olores más salvajes, mientras que las de fermentación baja son más apagadas”.

Rubias, rojas o negras, más fuertes o más ligeras, con graduación alcohólica mayor o menor, las opciones ya son infinitas. Con la información básica necesaria, es tiempo de salir a la calle y hacer una cata por las cervecerías, para degustar y seleccionar una favorita. Sólo hace falta que sea la hora del after office.+

Isenbeck | en Facebook | en Instagram | en Twitter | en YouTube


¿Te gustó la nota? Dejanos tu comentario.

comentarios

Send this to a friend