El dúo francés compuesto por una ilustradora y un arquitecto, propone una experiencia alrededor de la noción de espacio, luz y sonido. Hablamos con ellos sobre su presentación y charla en el marco del festival Mutek Ar, y nos invitaron a ser parte de su prueba de sonido. ¡Entrevista y video de la experiencia!

Texto: Gala Décima Kozameh Fotos y video: Gonzalo Fargas

Hace tan sólo una hora que empezó Mutek Ar, la edición argentina del Festival Internacional de Creatividad Digital, y su sede principal -el Centro Cultural Kirchner- ya está tomada por DJs, VJs y diversos artistas digitales que aguardan que empiece la primera actividad.

La edición de Argentina del festival canadiense era tan esperada que, en unos pocos días, se agotaron los tickets gratuitos para todas sus actividades. Luego de 7 años sin pisar el país, el Mutek volvió recargado, con más de 70 artistas nacionales e internacionales, 3 sedes (CCK, Crobar Be Techno y Centro Metropolitano de Diseño) y 5 secciones que iban desde talleres y mesas redondas, experiencias inmersivas con performances, edición nocturna con fiesta y un show de cierre con presentaciones variadas, enfocadas en mostrar nuevos artistas.

DOS AMIGOS QUE TRASCENDIERON EL 2D

Si bien las actividades todavía no empezaron, llegamos temprano, porque venimos a charlar con el dúo japonés-francés, Nonotak. La ilustradora Noemí Schipfer y el arquitecto y músico Takami Nakamoto son un estudio creativo que trabaja con una serie de propuestas de experimentación alrededor de la noción de espacio, luz y sonido, y la relación entre todos los elementos. Con performances, piezas artísticas e instalaciones visuales, los amigos proponen una experiencia inmersiva en la que, por medio de un juego entre las visuales geométricas de Noemí y la música creada por Takami, crean un hábitat dentro de un lugar donde las líneas, las repeticiones y las vibraciones son protagonistas de esta pieza de arte digital.El dúo Nonotak nace en el año 2011, cuando los compañeros del secundario se reencuentran en Tokyo, donde cada uno estaba haciendo experiencias laborales de su especialidad. Takami estaba trabajando en un estudio de arquitectura, y Noemí haciendo un libro de ilustración con líneas rectas. Takami pensó que Noemí sería excelente para un proyecto y la convocó. Ambos se sentían atraídos por las instalaciones: Noemí quería trascender las dos dimensiones y Takami deseaba probar con estructuras de ejecución más rápida que una obra de arquitectura.

Con un modelo de instalación a escala, grabaron un video de su idea y lo presentaron en el Mapping Festival de Ginebra, logrando seducir al equipo de selección que los invitó a hacer una performance. Esta presentación les dio la suficiente visibilidad como para continuar el proyecto que hoy ya tienen más de 30 experimentos de luz y sonido.

SHIRO EN BUENOS AIRES

Nonotak llega a Mutek Ar con la performance Shiro, un show de casi una hora de visuales que se proyectan en una instalación con forma de cruz y que responden a la música de Takami. La estructura, pensada para que los dos artistas puedan aparecer y desaparecer detrás de las pantallas iluminadas, propone que las siluetas de ambos se vean en el juego de luces, convirtiéndolos en parte de la instalación y del efecto visual.

La Sala Sinfónica del CCK está siendo preparada para Shiro. Los cables negros se destacan sobre el piso de madera del auditorio, mientras técnicos enchufan proyectores, luces y parlantes. Noemí y Takami esperan que la técnica esté lista para probar sonido, así que aprovechamos para ir al camarín y hacer la entrevista. Luego nos invitarán a la prueba y nos darán recomendaciones sobre dónde sentarnos, para que esta noche disfrutemos el show con la mejor perspectiva.

+ ¿Cómo fue esa primera performance que hicieron para el Mapping Festival de Ginebra, que fue el puntapié inicial para convertirse oficialmente en artistas digitales?
TN Veníamos de trabajar juntos en un proyecto en Japón, en la entrada de un espacio con una pintura fosforescente con arte de Noemí. Pero ambos estábamos interesados en las instalaciones, así que presentamos un proyecto para participar de este festival. Para la propuesta, hicimos un modelo a una escala muy pequeña en una habitación, y grabamos un video para el jurado de selección. El jurado creyó que lo que estaban viendo era un modelo a escala real. Nadie cuestionó la veracidad del video y si eso realmente existía en el tamaño que nosotros proponíamos hacer. Logramos quedar con un proyecto que no existía aún y que no teníamos experiencia en absoluto para hacerlo pero trabajamos muchísimo para que ese show saliera bien. Lo hicimos y captamos la atención del público y con eso empezamos a trabajar más en nuestro proyecto, Nonotak.

+ Noemí, tu estilo son las líneas y las formas geométricas. ¿Por qué esta elección para tus trabajos?
NS Amo las líneas. Creo que de todas las formas posibles las líneas son las más elegantes. Además uno puede esconder cosas detrás de ellas y jugar mucho con la perspectiva. Tienen un efecto visual muy interesante cuando se las combina; además son infinitamente gráficas.
TN Los trabajos de Noemí tienen mucha profundidad, aún cuando están hechos en 2D. Generan percepciones muy diversas y permiten efectos visuales ilimitados que explotamos al máximo. Que las líneas sean tan delgadas, hacen que el ojo no te deje distinguir entre ellas y a la vez te muestren una forma que no esperás ver. En el soporte 2D podés crear capas de cosas y cuando empezamos a pensar una instalación, era muy obvio que las formas que debíamos tomar eran las líneas. Y Noemí es experta.

+ Además de llevar tus líneas a Nonotak, sos ilustradora y has hecho un libro para chicos, sólo con este recurso. Ahora también tatuás. ¿Cómo empezaste con esa faceta del dibujo?
NS Cuando comenzamos con Nonotak empecé a trabajar con la computadora. Antes todo lo que hacía era un trabajo muy manual. Tatuar fue volver a lo manual de una forma distinta, muy expresionista y con una técnica novedosa para mí. Es un trabajo muy preciso que empecé hace un año. Tatúo en un estudio en París donde, además, me enseñan y a veces en las giras. La última vez, en Colombia, había varias personas en la habitación para que las tatúe… Esta vez no traje las máquinas porque pensé que no tendría tiempo. ¡Ya me arrepiento!
TN Noemí no puede separar su trabajo en instalaciones, ilustración, performances, contenido creativo para arte digital. Y yo también creía que se estaba perdiendo un lado de la ilustración, que era el tatuaje. Que alguien quiera tener un pedazo de arte en su piel es una faceta de la ilustración que no se puede desperdiciar. Es una cuestión de ego: hoy en día a la gente no le alcanza con tener arte en un póster en la pared, no lo sienten suficientemente propio. Tienen que tenerlo en la piel. Hoy se puede comprar lo que uno quiera; pero esta idea de poseer arte para uno mismo, en sí mismo, es muy fuerte y llamativo.

+ ¿Cómo comienzan un nuevo proyecto? ¿Cuándo saben si tomará forma de performance, instalación o pieza artística?
TN Cuando alguien propone un espacio para intervenir pensamos un proyecto en base a ese lugar, o a si esperan una performance o instalación. Siempre tenemos una idea abstracta que se repite, que es que las cosas floten y se muevan en el espacio. En cada proyecto buscamos que la gente que está mirando el show se olvide de dónde está y queden hipnotizados por las luces y nuestra música. Buscamos crear un universo para ellos, una experiencia diferente, algo que no verían de otra forma.
NS Queremos que el público sienta con nosotros y experimente una instalación de arte digital. Después de Buenos Aires nos vamos a China a hacer una instalación de realidad virtual. Tenemos ganas de hacer más instalaciones permanentes, piezas arquitectónicas con nuestra impronta, luces y efectos. Mostrarle a la gente el alcance de este tipo de arte.

+ ¿Cuál es la próxima meta con Nonotak?
TN Nos gustaría hacer una instalación que quede en una edificación. Cuando hacés un trabajo de arte en una obra arquitectónica suele ser algo de luces y nada más. Quisiéramos trabajar junto al arquitecto del edificio para crear un espacio inmerso dentro de la construcción, que perdure en el tiempo con la edificación misma y sea parte del contexto en donde está, convirtiéndose en una instalación urbana de la ciudad. No todos pueden tener el placer de disfrutar el arte digital, el privilegio de pagar tickets caros para ver este tipo de arte, así que hacer algo en el ámbito público hace que cualquiera pueda ver esto y disfrutarlo. Ahora es un poco frustrante porque nuestro arte está limitado a quienes puedan acceder a esta clase de festivales o circuitos artísticos.

+ Además del show en Mutek, habrá una charla sobre su trabajo. ¿Sienten que pueden enseñarle algo a los demás?
TN No creo que pueda enseñar. Sólo que como artista uno sabe algo que el otro no. Queremos inspirar desde nuestra experiencia y compartir lo que sabemos. Tal vez haya gente que no sabe hacer esto, o que no sabe que existe. No somos una banda mainstream, así que es necesario que compartamos nuestro trabajo para contagiar a otros y alimentar el arte digital. Estos festivales son muy buenos para que la gente pueda disfrutar de estas expresiones artísticas. Desde lo social, nos acercan a la gente que le interesa lo mismo. Y estamos muy sorprendidos de que el Mutek Ar sea gratuito. ¡Es maravilloso!+

¿Te gustó la nota? Dejanos tu comentario.

comentarios

Send this to a friend