El cuento de Navidad de una reconstrucción posterior al terremoto: un video narra las emociones y esperanzas incrustadas en el “Polo del Gusto” en Amatrice, erigido en un tiempo récord.

Texto: Arqa Fotos: Paolo Rosselli

Gracias a los fondos recaudados por el diario Corriere della Sera y el programa TV News de la 7, junto con el proyecto donado por Stefano Boeri Architetti, el “Polo Del Gusto” (Complejo de Alimentos Finos) ha estado operativo desde finales de julio: un video de 12 minutos describe el año cero de Amatrice en palabras de los dueños de restaurantes que han encontrado nuevas instalaciones y diseñadores para equiparlos.Ha pasado poco más de un año desde el catastrófico terremoto que azotó el centro de Amatrice y causó un número terriblemente alto de víctimas. Veinte segundos interminables y el antiguo centro de la hermosa ciudad de Amatrice, enclavado en los Apeninos del Lazio, se redujeron a un montón de escombros, dejando a los sobrevivientes con la única certeza de que nada volvería a ser lo mismo.

En más de un año desde el desastre, un video relata los esfuerzos realizados para reconstruir las instalaciones, el trabajo y la vida de los restauradores de Amatrice, que fueron duramente afectados por el terremoto.

La construcción del comedor -que se completó en solo unas pocas semanas durante el período navideño de 2016- y el del Polo del Gusto -en una fecha posterior- son historias de compasión, fuerza de voluntad comunitaria, solidaridad y conciencia: una historia que nos recuerda que son las decisiones de hombres y mujeres las que de hecho le dan un significado a los eventos y al concepto de tiempo.

El Polo del Gusto fue inaugurado en julio pasado, a menos de un año de esa terrible noche y, desde entonces, ha atraído a numerosos visitantes y turistas que todos los días expresan su solidaridad con Amatrice.El video filmado por la recientemente fundada productora de cine milanesa “The Blink Fish” narra este primer capítulo del proyecto de reconstrucción de Amatrice, desde el punto de vista de aquellos que se han negado a darse por vencidos y han creído firmemente en su renacimiento, desde la mañana de 24 de agosto.

El Polo del Gusto consiste en una serie de edificios distribuidos en un área de 8,000 metros cuadrados, todos dedicados a la comida y la convivencia: una nueva plaza que, además de la cantina, alberga ocho de los restaurantes históricos de la ciudad, que fueron barridos por el terremoto.

Una idea que se ha concretado gracias a la solidaridad de muchas personas: el diario Corriere della Sera y el programa TV News de La 7 han recogido donaciones de toda Italia, la firma Stefano Boeri Architetti ha donado y coordinado el proyecto, la región de Friuli Venezia Giulia ha hecho una contribución operativa a través del Consorcio Innova FVG en la forma de elementos de madera modulares prefabricados, producidos en la misma región. Un proyecto que nunca habría visto la luz sin el entusiasmo apasionado y la perseverancia de los restauradores, los administradores municipales y de toda la población de Amatrice.Una carrera contra el tiempo que, como remarcó Stefano Boeri, muestra “que incluso en una emergencia, es posible entregar cosas de calidad que están destinadas a durar”. La reconstrucción probablemente llevará mucho tiempo, pero el ejemplo del Polo del Gusto muestra que Amatrice se levantará nuevamente, posiblemente en nuevas formas, impulsada por la pasión de sus habitantes y por la solidaridad de millones de italianos.+

También podés leer esta nota en Arqa.

 

¿Te gustó la nota? Dejanos tu comentario.

comentarios

Send this to a friend