La marca Boerr – Yarde Buller propone romper con los estándares convencionales de vestuario, a través de propuestas con raíces argentinas muy presentes. Además, por medio de su tienda Tupã, se unen a diseñadores, artistas y artesanos, para ofrecerle a sus clientes no sólo vestimenta, sino también otros productos que los representen.

Texto: Gala Décima Kozameh Fotos: Adri Godis

Los diseñadores de indumentaria de la marca Boerr – Yarde Buller también llevan adelante el concept store Tupã, en el que proponen un concepto de moda que aún es demasiado innovador para el contexto en el que se encuentra. Cuando todavía estamos aprendiendo de género y libertad de expresión, Martín Boerr y Agustín Yarde Buller ofrecen una marca de ropa en la que no existen los percheros hombre y mujer, en la que la elección de las prendas depende del deseo del comprador. Veo, me gusta, me lo llevo. Es lo único que importa.

A su vez, sus colecciones están inspiradas en los paisajes emocionales que nos rodean: desde la cotidianidad de nuestras vidas urbanas, hasta el Cerro de los Siete Colores en Jujuy. Martín y Agustín sugieren llevar a su país en cada prenda que crean. Esta idea está en su paleta de colores y en su inspiración constante, que vuelcan en cada temporada. Traducen su contexto intentando mostrarle al mundo cómo somos por acá. En esta intención de transmitir su idea, ampliaron su línea de ropa a una tienda que congrega otros productos, llamado Tupã. Este espacio -que hasta hace poco fue un local-, vincula a estos dos emprendedores con otros diseñadores como ellos, artistas y artesanos, en un proyecto global, que busca acompañar a los clientes en todos los aspectos de su vida, no sólo en la indumentaria.

Es así que charlamos con Agustín Yarde Buller sobre el concepto de la marca, la nueva tienda online de la marca y los desafíos actuales de los diseñadores de indumentaria.

+ ¿Cuál es el concepto de Boerr – Yarde Buller como marca?
AYB Trasladar paisajes emocionales en piezas que narran historias. Cuando hablamos de paisajes, está todo. Están Buenos Aires, Argentina, Sudamérica, paisajes propios de la naturaleza y la ciudad, lo cultural, lo social. Todo esto está muy presente en nuestras colecciones y son nuestra inspiración; todo lo que hacemos está muy ligado a esto. Este pensamiento regional intentamos llevarlo a nivel internacional. Y tenemos siempre muy presente algo que nos dijo una clienta una vez, que “Para ser universal, primero hay que ser local”. Tratamos de enfatizar el trabajo local, con una visión de tratar de insertar esto en el resto del mundo. Queremos llevar a otros lugares nuestras raíces.

+ ¿Cómo definen a Tupã?
AYB Desde el principio, nos planteamos a Tupã como un estilo de vida, y por eso nos vinculamos con artistas, diseñadores y artesanas que se complementen con esta idea del nuevo lujo no exhibitivo, pero sí contemporáneo. No como una cartera de diseñador con un mismo monograma con un valor de exhibición, sino como un lujo elegante que reafirme la idea de lo simple, lo local, lo honesto y regional. Ahí nos planteamos la necesidad de tener un abanico de productos, una selección itinerante, que pudiera acompañar al cliente en todo su día. No sólo vestirlo, sino que a la mañana cuando se levante tenga una manta tejida en telar y desayunar en un bowl de cerámica comprado en Tupã, y diferentes elementos y objetos de otras disciplinas, que juntas representen el concepto que queremos transmitir.

+ ¿Qué los inspira en general a la hora de crear sus líneas?
AYB No nos inspira tanto un personaje puntual, o un sitio o marca. Creo que lo que nos cautiva más es la forma de pensar de alguien. Por ejemplo, Georgia O’Keeffe y cómo pensó su casa en Nuevo México. Además de ella y su obra, lo que más nos interesa es su estilo de vida. Jugamos a imaginar su casa y a ella vestida de pantalón y camisa, dando vueltas. Nos llaman la atención cuestiones culturales y políticas, como el tema de los hackers Anonymous y cómo todo lo que pasa en Internet nos afecta. Así se nos aparecen personajes como Julian Assange, por ejemplo. También los paisajes y cómo nos tocan; por ejemplo, los de Catamarca, las materialidades y texturas que hay, que nos ayudaron a definir la paleta de colores de una de nuestras colecciones. Hacemos una lectura de qué es lo que está pasando en Argentina y en el mundo; una lectura sociológica del entorno.

+ Sus diseños buscan cuestionar los estándares convencionales del vestuario y el género. ¿De dónde surge esta necesidad? ¿Qué es lo que ven y quieren cambiar? ¿Cuál es su crítica y propuesta a la moda?
AYB Como consumidores de indumentaria, veíamos que había ropa de hombre y de mujer. Y por ahí, nos encontrábamos comprando ropa de mujer porque nos gustaba. Pero no por eso éramos afeminados; simplemente, era una distribución en el local que lo determinaba. Creo que ahora esas barreras de género y raza al fin se están derribando, y no podemos estar a ciegas. Somos parte del cambio y queremos acompañarlo. Cuando hicimos nuestra primera colección, tomamos la decisión de no separar las prendas por perchero hombre y mujer, porque sentíamos que eran unisex. Al principio, fue un poco chocante para los clientes, pero luego, cuando fueron entendiendo la elección de su compra, era meramente pasional y no estaba limitada por una cuestión de género impuesto.

+ ¿Qué creen que está faltando en el mundo de la producción de indumentaria argentina hoy en día?
AYB El sistema productivo es un problema global, directamente. Creo que todos los diseñadores -en especial, los más jóvenes- deben pensar qué responsabilidad tienen en este asunto. Los hay más contaminantes e irresponsables. No sólo con el medio ambiente, sino también con las personas y esos talleres explotadores. Es la parte más sucia y oscura de la producción de indumentaria. Todos deberíamos empezar a trabajar en esto y tenerlo presente en nuestros proyectos. Nosotros buscamos que las producciones que hacemos sean de textiles argentinos y no usar tanto telas chinas, por ejemplo. Tenemos que pensar en todos los eslabones y no sólo en la ropa en sí.

+ ¿Cuáles son sus próximos proyectos? ¿Qué tienen ganas de probar?
AYB Terminamos con una etapa del local de Tupã -que duró cinco lindos años-, y ahora entramos a otro momento con el proyecto online. Queremos abocarnos a trabajar con la venta digital y poder fusionar mejor Tupã y nuestras prendas Boerr – Yarde Buller, para poder ofrecer nuestra propia línea de lifestyle. Lo primero que vamos a lanzar será una línea de cerámica curada por nosotros y llevada adelante por artesanos. A su vez, estamos trabajando desde hace un año y medio con diseñadores, para generar trabajos colaborativos (no sólo en nuestra marca, sino también con otras; pero en conjunto). Como por ejemplo, un desfile entre todos. Con este grupo de diseñadores jóvenes, estamos uniendo fuerzas para empezar a cambiar todas estas cuestiones que te comentaba, y que la moda argentina empiece a tener más peso a nivel global.+

adidas Originals presenta una serie de entrevistas a personajes creativos que se destacan por desafiar los límites y llevar más lejos sus ideas.

 

Conocé más sobre adidas Originals en https://www.adidas.com.ar/originals

¿Te gustó la nota? Dejanos tu comentario.

comentarios

Send this to a friend