Una lámpara de mesa que juega con la dualidad y la dicotomía, conjuga lo minimalista y lo grotesco, lo conservador y lo transgresor.

Inspirándose en su novia, el diseñador industrial Sebastián Charras creó Carolight, una lámpara de mesa que refleja una mujer femenina y feminista, luchadora e independiente.

Carolight mide 20 cm de base por 40 cm de alto y está fabricada en chapa repulsada, con terminación de pintura Epoxi en polvo al horno. Cada lámpara trae 98 tachas, está torneada y posee un baño símil oro. El interruptor es de tipo tirador on/off: un detalle que le da un toque especial y a la vista gana en simpleza.

A su vez, el concepto de combinar lo grotesco, lo conservador y lo transgresor se trasladó a la comunicación, tratando de “rockear” a una serie de esculturas clásicas e impolutas.

La producción y comercialización está a cargo de Kalesi, una empresa dedicada al desarrollo y fabricación de muebles y objetos de diseño con alta carga simbólica. De armado casi artesanal, Carolight se consigue a través de la tienda online.+

 

¿Te gustó la nota? Dejanos tu comentario.

comentarios

Send this to a friend