La artista lumínica y multi sensorial nos cuenta el concepto de sus trabajos y cómo, siendo productora audiovisual, logró trascender las pantallas para llevar sus ideas a instalaciones interactivas.

Texto: Gala Décima Kozameh Fotos: Adri Godis

Por medio de sus instalaciones, la artista de la luz Regina Cei busca llevar a los espectadores por una experiencia multi sensorial, con la cual entren a su mundo de fantasía, compuesto por elementos tanto artificiales como naturales. Nerd digital -como suelen decirle-, esta productora audiovisual genera espacios interactivos que funcionan a partir de una dinámica de luces, sonidos y sensaciones que responden a comandos de programación que ella misma crea.

Todo tiene que ver con la luz. Los componentes que usa Regina para todos sus trabajos, ya sean instalaciones, ambientaciones, escenografías o proyectos audiovisuales, tienen a la luz como un actor principal. Esos mismos sistemas lumínicos serán los que se relacionarán también con otros (como música o sonidos) para generar el ambiente al que la artista nos quiere llevar.

Pero esta creativa propuesta tiene origen en los estudios de Regina como productora audiovisual en Rosario. Antes de eso, la artista ya había empezado su carrera en las artes escénicas. Primero dirigiendo obras; luego haciendo escenografías, hasta llegar al área técnica, su pasión. Así fue como se metió en el mundo del cine y, más puntualmente, en la parte de cámara y luz. Aprovechando su curiosidad digital, empezó a encontrar formas de trascender las pantallas con los sistemas lumínicos y poder generar instalaciones en las que primara este recurso, e interactuara con otros.

NATURAL Y ARTIFICIAL

Se nutrió aún más en electrónica y electricidad y, por medio del lenguaje de programación, aprendió a hacer que sus instalaciones tuvieran movimiento por medio de sensores, motores, o que simplemente respondieran a música. Hablamos con esta artista sobre sus comienzos y exploración hasta llegar a sus inquietudes actuales. En esta entrevista, Regina Cei explica también su concepto artístico y comparte los desafíos de ser una mujer con conocimientos en electricidad, en un mundo de hombres.

+ Tus trabajos, tanto producciones audiovisuales como instalaciones, tienen una identidad muy marcada. ¿En qué te basás e inspirás para crear? ¿Qué influencias forjaron tu estilo?
RC Mi identidad se fue forjando con el tiempo, obviamente. Desde mis comienzos, me llamaron mucho la atención los videoclips. Siempre fui muy melómana, y me gusta ver cómo se representa la música con imágenes. Cuando me fui metiendo en el montaje, me inspiró mucho el director de videos independientes Vash, por ejemplo. Siento que todo lo que hago es parte de lo mismo, y que una disciplina se relaciona con otra; o un interés, con otro totalmente opuesto. Entonces, en mis trabajos busco que todo tenga un vínculo con sus partes, no sectorizar o generar categorías. Mezclo todo. A veces, me encuentro haciendo un video y también intervengo la escenografía con una instalación. O tal vez, trabajo una escenografía a la cual le pongo música. Es algo homogéneo a nivel estético, conceptual y de contenido. Me gusta buscar el punto en común de las cosas y hacerlas interactuar.

+ ¿Qué es lo que intentás lograr o generar en la gente cuando trabajás en una instalación?
RC Tomo elementos de todo lo que me rodea, de la naturaleza, los paisajes, de la urbanidad. De las cosas artificiales que, en definitiva, son la consecuencia de lo natural, porque son creaciones hechas por seres naturales. Logro encontrar relación entre todo, como verás… Entonces, trato de plasmarlo en la obra explícitamente y que no nos olvidemos que, aunque parezca que estos elementos no tienen un vínculo, en realidad sí lo tienen y se refleja en lo que estoy planteando. Por ejemplo, hice una instalación en serie llamada Selva_VRitual, que la monté en varios lados, en la que combinaba elementos metálicos con otros naturales como hojas de plantas, con iluminación de fibra óptica. Encontré mucha relación entre la construcción artificial del mundo con la naturaleza, de raíz. Hice una analogía de los dos mundos: en la selva tenés estratos de vegetación y en la ciudad también lo tenés, pero a nivel estructural. Y de ahí seguí conectando…


+ ¿Cómo es que tu carrera trasciende las pantallas y empezás a trabajar con instalaciones lumínicas y sonoras?
RC El haber empezado en las artes escénicas, me dio herramientas para pensar cómo exponer para otros. Volqué todo lo que ya hacía en pantallas al espacio físico, y empecé a pensar en el espectador y su interacción. Así abordé mi trabajo desde otro lugar, y comencé con las instalaciones, video arte, ambientaciones; todo lo relacionado con el entretenimiento y la relación real con el espectador y no la pantalla. Además, siempre me gustaron mucho los proyectos musicales under de mi ciudad, y siempre contribuí con lo mío, ya fuera editando un video o haciéndolo, o sumando video arte en un evento. Como la luz es lo mío y es lo que más me gusta a hacer, de alguna forma, todas esas colaboraciones fueron yendo hacia lo lumínico. En esos espacios con amigos y conocidos, empecé a hacer mis primeras instalaciones para fiestas o recitales.

+ ¿Cómo fue que lograste traer tus trabajos de Rosario a Buenos Aires?
RC Una vez, fueron a Rosario los chicos de Trrueno (una red de artistas) con un grupo de Astrosuka y les gustó lo que hacía, así que me invitaron a participar de un evento muy under en Buenos Aires. Ahí se me dio la posibilidad de mostrar lo mío acá, además de conocer una propuesta musical muy distinta a lo que yo conocía o que llegaba a Rosario. Desde entonces, me integré al colectivo de Trrueno, y eso me acercó a muchos otros proyectos.

TRABAJANDO LA ELECTRICIDAD

+ ¿Cuál creés que ha sido el mayor desafío que has tenido en tu carrera teniendo en cuenta las temáticas y disciplinas que abordás?
RC Puede ser difícil de entender y apreciar lo que hago, porque involucra muchas técnicas que tienen aplicaciones virtuales, reales o mixtas. Pero lo más complicado de mi trabajo no ha sido eso, sino el hecho de ser mujer en un ambiente tan técnico, donde predominan los hombres. Empecé mi carrera en el cine. Me curtí en rodajes donde hacía de todo: tiraba cables, me colgaba con una escalera para arreglar luces, cargaba cosas pesadas, o estaba tirada en el suelo, arreglando un equipo. No faltaba vez que mis compañeros, todos hombres, hicieran algún chiste desubicado, o tuvieran intenciones fuera de lugar. Las pocas mujeres que había estaban en vestuario y maquillaje; no había mujeres en el área técnica de cámara o de luces en esa época, y yo era chica en un ambiente incómodo, en el cual no me respetaban ni me tomaban en serio. Por decirlo de alguna forma, soy una mujer que trabaja con electricidad, y eso rompe con los esquemas que tienen los hombres.

+ Explorás muchas disciplinas. ¿Qué estás probando actualmente?
RC Estoy aprendiendo programación de la mano de Andor3, que es mi compañero y colega, que tanto me ha impulsado en mi faceta más nerd. Estamos incursionando en Arduino para controlar luces en vivo, pero todavía siento que me falta aprender muchísimo. Hace poco, también nos metimos en la Realidad Virtual. Primero empezamos por el 360, para quitar las limitaciones de perspectiva en los videos, para que el espectador pudiera agarrar el mouse y elegir qué mirar. Eso nos llevó a la Realidad Virtual y al modelado 3D, porque con todas esas datas, podés crear un mundo virtual. A su vez, estoy probando con Sergey Kolesov (Astrosuka) y Andor3 una mezcla de Realidad Virtual y Realidad Aumentada. Sergey desarrolla el 3D y yo la instalación, la parte material, video y narración. La idea es que el espectador se ponga las gafas virtuales y tenga una experiencia tanto real como virtual, por eso es Realidad Mixta.

+ ¿Y en qué proyectos estás trabajando ahora?
RC Además de algunas instalaciones y ambientaciones, estoy muy metida con un proyecto sobre colorimetría. Esta técnica se aplica siempre en edición pos producción, pero estoy trabajando en Rosario con un equipo para pensarla en una primera instancia, desde psicología del color, como una propuesta teórica y no sólo una corrección estética luego en computadora. Y por otro lado, también estoy volviendo al frente de los escenarios, operando luces por medio de una batería electrónica. En diciembre, hicimos un show con Imaabs y Catnapp, en el cual yo iba tocando las luces al golpear la batería, para así tratar la luz como música. Seguimos puliendo ese espectáculo, y este año, espero presentarme algunas veces más.+

adidas Originals presenta una serie de entrevistas a personajes creativos que se destacan por desafiar los límites y llevar más lejos sus ideas.

 

Conocé más sobre adidas Originals en https://www.adidas.com.ar/originals

¿Te gustó la nota? Dejanos tu comentario.

comentarios

Send this to a friend