Pasó a formar parte de la realeza de la música alternativa de un día para el otro, maravillando a su generación con una propuesta que no es sólo musical ni teatral, sino que sólo piensa en ser artística.

Texto: Lisandro Ruiz Díaz 

El asunto ya no es armar un trío con bajo, guitarra y batería en el garage. O, al menos, ya no es esa la opción más obvia. Hoy, los pibes grabamos discos en nuestras casas, generamos infinitos sonidos con cualquier dispositivo y -quizás- una banda que nos gusta, podría estar integrada por una sola persona. Nos filmamos cantando y, si sale, la rompemos, sin salir de YouTube. Sacar un LP de 12 canciones no es el destino automático y final de una obra, y tal vez, ya no es siquiera la más popular. Los estribillos y los riffs dejaron de ser obligatorios. Los sellos más interesantes ya no son grandes empresas.

En esta moderna mutación de todo, lo que creíamos saber acerca de la ¿industria? musical, las palabras “género” y “estilo” son sólo referencias elastiquísimas en un imaginario en ebullición.

RESPIRANDO DESPACITO

El disco homónimo que Louta publicó en redes y plataformas en diciembre de 2016, lo llevó a pasearse por locales y festivales de todo el país durante el año siguiente (con el Lollapalooza casi como punto de largada), y poco más de un año más tarde, ya está recibido como una de las eminencias de la escena. El álbum es conciso y contagioso; pero es en vivo, donde el joven despliega su plasticidad. Es artista; no músico ni cantante, pero sí performer, y quizás, ya no actor.

Louta pone el cuerpo y experimenta con sus canciones, logrando devolver (después de mucho tiempo) las escenografías, las coreografías y los vestuarios a los espectáculos nacionales. Entre un sillón, un velador y una mesita, se columpia sobre sus propias composiciones, e intercambia pasos de baile con bailarines cuidadosamente estilizados. O canta una de sus baladas desde dentro de una esfera transparente, entre la audiencia a la que segundos más tarde instará a saltar lo más alto posible.

+ Tus shows van más allá de la presentación en vivo de un puñado de canciones. ¿De dónde salió esa necesidad casi teatral?
L Siempre me copé con la movida teatral, y con que pase algo más. Encima, soy una persona re ansiosa, o alguien que siempre quiere más. Me imagino poniéndome en el lugar del espectador, como mirando mi propio show, mi escenario, y veo qué es lo que necesito, qué quiero. Y me empieza a pasar de sentir que quiero que haya determinadas luces, que entre un personaje, que otro baile. Y así, desde ese lugar casi hasta instintivo, voy resolviendo y metiendo cosas nuevas.

+ Al estar todo “guionado” de alguna manera, ¿no corrés el riesgo de que termines por automatizarte? ¿Hay lugar para  improvisación en tus shows?
L ¡No, al revés! Digamos que, gracias a que está guionado y ensayado, hay lugar para que se abran nuevas puertas. Para mí, que haya ensayo y haya guión, genera más creatividad. Aparte, obviamente, en los shows hay un montón de espacios que están totalmente en blanco, para que yo ahí pueda generar algo. Lo que está ensayado es simplemente un escenario para que, a partir de ahí, pueda explayarme en otro lado. Ensayar y guionar es generar las condiciones para improvisar.

+ Se habla de la muerte del rock, porque los nuevos músicos ya no están tan estandarizados. Vos y muchos más, están escribiendo un nuevo capítulo en la historia musical argentina. ¿Cuál creés que es el mensaje de esta generación?
L Y, a mí el rock me re gusta. Pero obviamente, me gusta un montón de otra música: escucho y me gusta la música clásica, la música brasilera, el hip-hop, la música electrónica. Y todo eso está metido en el medio. Somos una generación que se crió escuchando canciones pop de los 90, los 00, el rap, un montón de cosas, y todo eso va a terminar entrando por todos lados, ¿no?

Una publicación compartida de LOUTA (@louta) el

EL SEGUNDO ACTO

Llegó e impuso sus propias reglas, pero ahora, ya todos conocimos su primer acto. Actualmente, Louta está preparando su segunda pieza de estudio, aún sin título, y la apuesta ahora cambia de perspectiva. No es una presentación, es una novedad en un mundo que ya conocimos. Pero, viniendo de él, todo podría cambiar, renacer o destruirse, para volver a un lienzo en blanco. ¿Qué hay que esperar de aquél cuyo mayor talento es sorprender?

+ ¿Cuál es el concepto de tu próximo álbum? ¿Se siente distinto hacer una nueva obra, ahora que la gente ya te conoce y tiene una imagen de vos?
L Esta vez se siente distinta, claro, porque es otra cosa. La primera vez, fue como salir de la nada, y ahora lo hago desde otro lugar. Me copa igual hacer ese ejercicio de volver a pararme desde cero para preparar algo nuevo. Todavía no tengo definido cómo se va a llamar el disco; a veces voy jugando con distintos nombres, para probar como quedarían.

+ ¿Cuál es el próximo paso de este personaje? ¿Hacia dónde va a evolucionar Louta?
L El próximo paso de Louta es hacer un show diez veces mejor, y canciones cien veces mejores. Y hacer ese show en todo el mundo. Y que las canciones viajen por todo el espacio.+

adidas Originals presenta una serie de entrevistas a personajes creativos que se destacan por desafiar los límites y llevar más lejos sus ideas.

 

Conocé más sobre adidas Originals en https://www.adidas.com.ar/originals

¿Te gustó la nota? Dejanos tu comentario.

comentarios

Send this to a friend