Hicimos un viaje hasta Mar del Plata para probar las características y ventajas del Q2, la SUV urbana y deportiva de Audi. Nada mejor que una combinación de ruta y ciudad, para poner a prueba los gadgets de un auto que lo tiene todo pensado.

Texto y fotos: Gonzalo Fargas

La mejor forma de conocer a fondo un auto es, sin dudas, probarlo en todos los terrenos para los cuales ha sido pensado. Generar un vínculo, entenderlo (y que nos entienda). Porque hoy en día, todos los gadgets que los componen hacen también a la experiencia de manejo. Ya no sólo probamos sus aspectos motrices, sino que además, tenemos en cuenta la tecnología en cuanto a conducción, navegación, audio y conectividad. Los automóviles -como casi todo lo que nos rodea en la actualidad- son inteligentes y debemos enseñarles lo que necesitamos.

A LA RUTA

Es por eso que decidimos hacer este test drive con un viaje incluido. El destino fue Mar del Plata por un fin de semana. La visita a la ciudad costera era ideal para probar esta SUV urbana de diseño compacto y estilo deportivo. Dinámico, innovador y aerodinámico, el Audi Q2 tiene todo el estilo de una camioneta, en una versión más compacta. Además, gracias a su línea lateral que da la sensación de estar en una coupé, logra una mezcla de distintos diseños en un sólo automóvil con una gran personalidad.

Lo primero a destacar al tomar la conducción del Q2 es, sin dudas, su motor TFSI de 150 CV de ágil respuesta y llantas de 17 pulgadas. Al entrar a la autopista, notamos cómo el auto responde con facilidad a nuestros comandos, gracias al servicio Audi Drive: adelantarse a un auto y hacer rebajas con este sistema de conducción dinámica, logra que los cambios de marcha automáticos se hagan con suavidad y casi de forma independiente, como si el vehículo supiera lo que necesitamos hacer mucho antes de que se lo digamos. El motor maneja los impulsos, y cuando necesitás sobrepasar, el auto sale con una fuerza y potencia imperceptible. La dirección progresiva, además, aporta comodidad y seguridad a nuestras maniobras, haciendo que sea muy fácil que el auto responda, en especial, frente a imprevistos.La posición de manejo, gracias a sus características de SUV, es ampliamente superior a otros modelos compactos. Al estar ubicado a más altura, la visibilidad es mejor y más amplia. Esto da una sensación de control que se traduce en confort inmediato, ya que podemos ver con claridad lo que sucede a nuestro alrededor, y tener aún mayor capacidad de respuesta al maniobrar.

Similar en prestaciones y diseños a un Q3, otro aspecto a destacar de este modelo es su diseño interior. Una de las cualidades destacables de Audi es cómo puede jugar con la ilusión óptica de los espacios. Por fuera puede verse más pequeño, pero una vez que estamos dentro del vehículo, la sensación de espacialidad es infinita. En nuestro viaje, la autopista a la costa estaba cargada por ser un fin de semana largo, y el estrés de estar pendiente del tráfico se hace mucho más llevadero cuando el asiento es confortable y el cuerpo no se cansa al estar tantas horas sentado. Sabemos, además, que cuando manejamos en ruta, las piernas tienden a fatigarse, al pasar tiempo frenando y acelerando. Pero ésto no sucede en el caso del Q2, donde los pedales reaccionan al menor tacto.

QUÉ DIFÍCIL BAJARSE DEL Q2

Una vez subidos al Q2, es difícil querer bajarse. Te da lo que necesitás todo el tiempo y te asegura un viaje placentero, en el que realmente volvés a disfrutar de manejar. En lo que respecta a las prestaciones de conectividad, el Audi Q2 cuenta con sistema Audi Smartphone, interface que conecta nuestros dispositivos con facilidad y muestra en la pantalla del vehículo la misma pantalla que vemos en nuestro teléfono.

En mi caso, conecté el iPhone y pude tener todas mis aplicaciones para usar, sin tener que poner atención a comprender una nueva pantalla o bajar las apps necesarias. Todo ya estaba ahí, como si lo estuviera viendo en mi propio celular. A su vez, el manejo de este sistema se puede hacer por medio de un control entre las butacas del frente, sin tener la necesidad de tocar la pantalla para acceder a un mapa, nuestra música o atender el teléfono. Claro que todos estos controles también son accesibles desde los comandos del volante.

Pero esto no es todo en materia de pantallas. Un aspecto novedoso que disfruté mucho del Audi Q2 fue la pantalla Audi virtual cockpit de 12,3’,’ que oficia de panel del velocímetro y el cuentarrevoluciones. Con gráficos detallados y nítidos, y dos modos de visualización, podemos escoger entre ver su visión clásica o en modo infotainment en el primer plano, con otras informaciones como mapas de navegación. Todo controlable con facilidad desde nuestro volante multifunción.

TE CONOZCO

La experiencia de viaje con el Q2 de Audi fue satisfactoria en más de un sentido. No sólo por sus prestaciones modernas y adelantadas, sino por la instantánea conexión con el vehículo. Siempre que tomamos la conducción de un auto que no es nuestro, nos lleva al menos un rato encontrarnos en el espacio, descubrir el funcionamiento de sus componentes y entender las dimensiones del automóvil en el que estamos. Este tiempo de adaptación, en el Q2 no existe porque no es necesario: desde el minuto 0, se siente como si lo conociéramos desde hace mucho tiempo.+

¿Te gustó la nota? Dejanos tu comentario.

comentarios

Send this to a friend