El solar se halla en el borde de la ciudad, en el límite entre la ciudad y el campo, entre lo tristemente artificial y lo natural. Campo extremeño que cualquiera puede entender como equivalente del mar para esta tierra.

Texto: Arqa Fotos: Iwan Baan

Durante la realización del concurso, concluimos en que había que elegir. Entre pertenecer a la ciudad, a lo artificial, o pertenecer a lo natural. No podía ser de ambos y optamos, como siempre, obedeciendo a un impulso obcecado siempre en esa dirección, por la segunda opción. Esto nos obligó a posar el edificio en una cota muy inferior a la calle, debido a que el desnivel creado entre un mundo y otro era importante. Lo artificial era tan agresivo, que había formado un talud de 17 metros de altura sin el mínimo miramiento a la orografía natural que permanece enterrada debajo. Opuestamente, y como reacción ante lo que supone un imparable arrollamiento, en nuestra solución decidimos respetar al máximo el terreno en que nos apoyamos, ocupando la menor superficie de parcela posible.Creímos que este edificio, principal edificio placentino construido en este siglo, debía apropiarse ese lujo y conservar una isla de tierra natural dentro del futuro ensanche; aunque con el tiempo acabe como un pequeño charco del mar existido, sin posibles compañeros. Sólo en sueños crea una ligera descarga que se transmite al resto del entorno, al resto de piezas que vienen detrás y se ven obligadas a vararse como naves respetando este mar olisqueado.

Nomeolvides. Nos gusta el nombre de esta flor; y también que sea de una flor. Por el lado oeste de la parcela pasa la carretera de salamanca, la antigua vía de la plata y pasará la futura autovía de la plata. En este lado oeste están las vistas mejores de la serranía de Gata. Desde todo este oeste el edificio se verá en la distancia. Se verá al pasar con velocidad subido en un coche. Esto nos hizo plantearlo como pieza de presencia inmediata, a decidir que debía ser luminoso por la noche, para ser de día y también de noche una señal nítida para el pasajero. Así se establece un cruce entre la sensación y la realidad, entre la situación del que parece que va a moverse y del que se mueve.

Nomeolvides… di si su aspecto final te recuerda a qué: “No definas la forma, no te importe, es la que es…”: Es debida a la sección del edificio, debida, como ya hemos comentado, a apoyar en tierra la menor parte posible, que corresponde con la zona del escenario y el arranque del graderío de la sala principal. La sección de esta sala es la que, partiendo de ese arranque, continúa marcando la forma y se va completando al superponerle por encima el resto de programa pedido: El hall de entrada, la sala secundaria de 300 personas divisible en tres de cien, la salas de exposiciones y la zona de restauración.La entrada se produce a la cota de la calle urbanizada a más de 17 metros de altura de diferencia con la parte inferior del edificio, y entro por medio de una pasarela naranja a un gran cañonazo vertical de 12 metros de altura y del mismo color, donde acentúo la visión del campo, de las estribaciones, de la serranía de Gata. Desde allí se puede discurrir, subir o bajar, alrededor de toda la cáscara central de hormigón envuelta por un juego de rampas y escaleras espiraloides que van mezclando espacios exteriores e interiores. Esto tiene dos motivos, la economía y aquello definido por Horace Walpole como serendipia. Economía porque no cerramos con vidrio ni climatizamos ciertas partes. Serendipia por el cruce de espacios, dentro, fuera, dentro; por la mezcla de sus climatologías; por la casual posibilidad de…

Los materiales los clasificamos en dos grupos: piel y huesos. Esto no quiere decir estructura y fachada. Quiere decir parte maciza y quieta y parte ligera y elástica. De la parte maciza son el hormigón y la madera que se emplean en todo el cierre de salas interior. Hormigón cuando es necesario por estructura, que se encofra con tabla fina de madera sin machihembrar, cortada longitudinalmente a la mitad de ancho para conseguir una textura mayor. Irá siempre pintado para que sólo tenga textura, no tonalidad. Cuando no sea necesario el hormigón, colocamos sobre rastreles la misma madera para encofrar,pintada del mismo color que el hormigón.

De la parte ligera, forman parte 5 materiales principales: Primero todo el cableado y tubos de la estructura metálica de acero para la fachada; segundo el ETFE en color blanco y verde agua que completa esta fachada exterior; tercero el acero inoxidable que completa estas fachadas en sus laterales inferiores; cuarto el panel sándwich con nido de abeja Blizzard air-board en color naranja para todo el hueco de entrada y en color blanco para la parte de exposiciones superior; y quinto el pavimento de rampas y escaleras de membrana continua de poliurea sobre resinas epoxi en dos colores distintos verde y rojo, diferenciando las dos espirales que se entrecruzan. Una obra de Selgas Cano.+

También podés leer esta nota en Arqa.

¿Te gustó la nota? Dejanos tu comentario.

comentarios

Send this to a friend