Durante el mes de mayo, se celebró en Nueva York la semana del diseño. Muebles y objetos fueron las estrellas, con innumerables posibilidades de ver gran variedad a lo largo de diez días.

Texto: Erika Bucholc

Organizada por NYCxDESIGN y promocionada por el gobierno, cada barrio de la ciudad de Nueva York, en Estados Unidos, contó con un día donde se concentraron todos sus eventos. Soho, Tribeca, Nomad, Brooklyn y Chelsea (corazón de las dos ferias más importantes: ICFF y Wanted Design) abrieron sus espacios de arte y showrooms a los ojos del mundo entero, exponiendo nuevos productos, tendencias y muestras de jóvenes graduados con mucho potencial.

Nuestra selección se basó -en principio- en la conexión de los diseñadores con las emociones, el aquí y ahora, y la sustentabilidad. A continuación, algunos ejemplos de una larga lista…

ONE ART SPACE

En Tribeca, la galería One Art Space curada por el ecuatoriano Diego Ponce, eligió a cinco graduadas en diseño de producto e indumentaria de la escuela neoyorquina de diseño Parson.

“Las emociones se conectan con los objetos. Y no al revés”, cuenta Heba Malaeb, una integrante del grupo de género no conforme, que diseñó productos experimentales para acercarse a la idea de conexión entre el objeto y el usuario. “Hice los productos yo misma. Usé materiales que no están pensados para productos finales sino para prototipos, lo cual me ayudó a conectarme aún más con ellos”.

Como parte de las instalaciones satélites, un joven arquitecto español (ahora radicado en Holanda), logró impresionar a través de su producto Parenthesis: “Donde la gente re-conecta; es el momento y el espacio para conectarse con nuestro mundo interior, sentir su presencia, sentirse creativo y soñar”, explicó Javier Zubiría acerca de sus inusuales reposeras. Parar. Respirar. Y tener una re-conexión es su idea rectora que lo llevó a invitar a las personas a experimentar la quietud, la conciencia, la tranquilidad y la paz en el lugar más concurrido y ruidoso del mundo: Times Square.

WANTED DESIGN y ICFF

Además, recorrimos las ferias de diseño ICFF y Wanted Design, con sus versiones en Industry City ubicada en Brooklyn y en Manhattan, dentro de la antigua y renovada Terminal Store. Allí elegimos a diseñadores locales -en su mayoría oriundos de Brooklyn-, quienes lograron destacarse dentro de pabellones repletos de información visual y alta competencia global.

Asa Pingree -diseñador, socio fundador y CEO de su propia empresa- nos presentó su último trabajo en fibra de vidrio desarrollada especialmente para exterior, tanto para hogares como espacios públicos. “Volví a mi primer amor: la fibra de vidrio. Ví el potencial de este material y todos los pros que la madera no me estaba dando. Es liviano, apto para exterior y es totalmente customisable, para agregarle color o cualquier textura que el cliente quiera. Cuando entiendes bien un material, es difícil no ver las formas que son posibles sólo con las cualidades intrínsecas de ese material”.

Mark Jupiter pertenece a la cuarta generación de una familia de diseñadores y constructores y continúa con la misma pasión, para dar vida a los sueños de decoración de sus clientes. “Mi padre me enseñó todo lo que sé”, confiesa Mark, quien se compromete a dar continuidad a la larga tradición de su familia de construir piezas exquisitas, artesanales y únicas, diseñadas para las últimas generaciones. Entre otras piezas, en la feria ICFF presentó una mesa de grandes dimensiones en madera maciza y con patas de hierro, inspiradas en el famoso Brooklyn Bridge.

MÁS DISEÑO EN NY

Por otro lado, algunos de los ya consagrados (como Vitra) aprovecharon la ocasión para aumentar su exposición, ofreciendo una fiesta de inauguración como excusa de celebración de los 50 años de su famosa y tradicional silla Panton. Pantallas multimedia, DJ’s y cocktails se combinaron para celebrar en su showroom del Meatpacking District.

Asimismo, el Cooper Hewitt Museum -el primer museo de diseño contemporáneo de Estados Unidos- presenta su exhibición Saturated: una muestra de la historia del color, aplicada tanto a gráfica e indumentaria, como objetos y multimedia.

En conclusión: una muy buena variedad de exhibiciones, nuevos artistas y diseñadores locales. Todo esto se pudo ver en el marco de la semana del diseño, y con el aval de la Gran Manzana. Una ciudad donde ya de por sí, el diseño y la innovación brillan por sí mismos.+

¿Te gustó la nota? Dejanos tu comentario.

comentarios

Send this to a friend