El desarrollo de un producto se convierte en travesía, cuando su creadora Heidi Jalkh se enfoca en abrazar todas las posibilidades y características del proceso, dejando la pieza final… para el final.

Texto: Lisandro Ruiz Díaz

Se lanzó a estudiar diseño industrial aún sin entender muy bien el funcionamiento y el objetivo de la carrera (según ella, eso sucedió recién en tercer año). Desde la secundaria, sabía que se sentía atraída por lo que ella llamaba “muebles modernos”, sin tener idea alguna de su trasfondo. Y luego de presenciar un par de clases en las que se mostraban y diseñaban juguetes y electrodomésticos, confirmó que estaba en el lugar indicado. Heidi Jalkh nació en Medellín, pero ahora vive en Buenos Aires, donde tiene un estudio propio, en el que diseña y confecciona sus propios productos. Se especializó en Lógica y Técnica de la Forma y es docente de Morfología en la FADU/UBA.

Sin embargo, su recorrido en la materia está lejos de haberse asentado en la inercia de quien ya encontró su sitio y su perspectiva. Con la exploración y la intuición como bandera, la joven desarrolla sus piezas buscando convertir ideas en objetos, valiéndose de la perseverancia (o “cabeza dura”, dice) y tomando su hogar actual, Argentina, como contexto para la fabricación.

“Me gusta encontrar y mezclar formas de usar materiales o técnicas en un contexto de uso diferente y, de esta manera, ‘llevar al límite’ los métodos de producción que tengo a mi disposición, fusionando procesos de fabricación digital y técnicas de fabricación tradicional. Con esta fusión de novedad y tradición, surgen nuevas formas de trabajar con los materiales en distintos contextos de fabricación, y, por lo tanto, se descubre la libertad dentro de las limitaciones”, nos comenta.

 

ENJOY THE RIDE

Con la curiosidad de una niña, pero sin perder la precaución y la tutela por su trabajo, Heidi comienza a “jugar” con sus ideas, construyendo para ellas “un universo de imágenes” con el que define materiales, detalles, proporciones, contexto y atributos morfológicos para el objeto. Luego, avanzar: “Mi etapa favorita es cuando cruzo el umbral de jugar con la idea, para encontrar y definir qué camino tomar”.Esa parte del proceso, sin embargo, comienza a incluir también a otras personas (artesanos, proveedores) que colaboran en la materialización del producto. Y no se trata de algo menor. Aquí se definen muchas características y detalles, en un ida y vuelta que va dando forma a las piezas finales.

Los objetos de Jalkh se presentan, de alguna manera, como representaciones; símbolos de un proceso. Para ella, el valor principal está en el recorrido, las diversas exploraciones que corren en paralelo hacia un resultado; el aprendizaje, la retroalimentación permanente y progresiva, donde una solución o resultado puede (y generalmente se convierte) en el descubrimiento de una nueva investigación u otro modo de abordar el mismo proyecto.

Ese proceso puede devenir, quizás, en marcas, grietas, “imperfecciones” que, en la obra de esta diseñadora, tienen un valor distinto al que cualquiera hubiese esperado. Heidi juega con lo roto, lo agrietado y lo relaciona con una idea de libertad. Esas piezas cuentan una historia desde los materiales y las formas, como una pantalla del proceso que las creó: hay una riqueza en las limitaciones; no siempre reducen las posibilidades, sino que muchas veces crean nuevas alternativas.

MÁS DE UN HORIZONTE

Si bien la cerámica está siempre presente, Jalkh no se limita a un solo material. Actualmente, su interés está en la intersección entre el diseño, la biología y la tecnología, especialmente en el impacto que esta interacción puede generar. “A partir de estas investigaciones interdisciplinarias, se pueden crear espacios para el diseño y fabricación de nuevos materiales o materiales convencionales con nuevas propiedades”, explica la autora.

Es un viaje constante. Ese amor por el proceso y la génesis de las obras la lleva a nunca dejar de moverse. Comenta: “Tengo en mente proyectos relacionados a la investigación de sistemas materiales para crear alternativas no convencionales de materiales y medios de fabricación, y en función de esto, crear espacios de talleres, divulgación e intercambio”.

En su cabeza no pareciera haber piezas, ni objetos, sino un estallido constante en el que las materias primas, los actores que intervienen, el contexto en el que suceden y el paso del tiempo, se van haciendo una forma que siempre muta y siempre enseña más allá de la utilidad.+

 

UN CLÁSICO IMPARABLE

El estilo Freestyle se renueva en las nuevas Reebok Freestyle Hi Nova. Con su parte superior de cuero sintético en colores blanco o purple y las tres almohadillas icónicas en el cuello, la comodidad se traslada al uso casual y el clásico estilo diario.

La suela exterior de caucho moldeada con pequeños tapones otorga mayor tracción en superficies firmes, mientras que la entresuela de eva brinda una mejor amortiguación y absorción de los impactos.+

 

 

 

Freestyle Hi Nova es la nueva propuesta de zapatillas urbanas para la mujer de Reebok Classic. Conseguilas en la tienda online www.reebok.com.ar, en las tiendas de Reebok Unicenter, Florida y Mendoza y en las principales tiendas de deportes del país.

¿Te gustó la nota? Dejanos tu comentario.

comentarios

Send this to a friend