Partió de Misiones a Barcelona en una búsqueda artística relacionada a su pasión por el vidrio. Ahora, la joven expone por todo el mundo, explorando los límites de ese material, y tomándolo como bandera.

Texto: Lisandro Ruiz Díaz

Cuando vio por primera vez el fuego reflejado sobre el vidrio, entendió que ese material sería el protagonista de su desarrollo profesional. Se obnubiló por sus “curvas tan orgánicas”, sus infinitas posibilidades y la fuerza que encontraba en lo translúcido. Más tarde, encontraría en la joyería contemporánea el discurso perfecto para llevar a cabo su obra.

“El vidrio apareció en mi vida por casualidad y curiosidad”, cuenta Agustina Ros, quien comenzó a trabajar en un estudio de artesanías a los 19 años, incursionando por primera vez con ese mundo. Desde su Misiones natal, llegó a Barcelona buscando saciar la incertidumbre que tenía respecto al soplado en vidrio. Allí tomó sus primeras clases con Ferrán Collado, maestro vidriero de cuarta generación, con quien hoy comparte un estudio en dicha ciudad.El Barcelona Glass Studio tiene como uno de sus objetivos generar una cultura del vidrio; ampliar el conocimiento de la técnica flamework en y desde la ciudad. “No es soplar y hacer botellas”, detalla Agustina: “hace falta mucha dedicación para lograr un producto final utilitario”. Es así como junto a su colega buscan inculcar mediante sus clases el amor que sienten por el vidrio, y así darle más valor a su propio trabajo.

Y MÁS ALLÁ

“El vidrio tiene una gran diversidad de posibilidades técnicas”, nos cuenta la artista. Durante sus estudios en Urban Glass NY conoció a Joe Upham, uno de sus fundadores, quien despertó en ella la curiosidad por la utilización de gases nobles dentro de las piezas sopladas -plasma-. “Es el mismo proceso con el que se hacen las señales de neón, pero con más libertad de volumen en las formas, y con un resultado más sutil en la iluminación de las piezas”, comenta. A finales de diciembre expondrá algo relacionado a esto en Barcelona, pero por el momento, prefiere no dar más detalles.

De lo que sí puede hablar es de la exposición que se está llevando a cabo por estos días, y hasta el 16 de septiembre, en el marco de la Venice Glass Week: “CUTTING EDGE. Contemporary Glass Jewelry Exhibition” muestra sus ‘gold reflection rings’, una serie de piezas únicas en vidrio de borosilicato, con humos de oro y plata. La muestra viajará a Nueva York en la semana de la joyería, que se hace en noviembre. El próximo mes también estará exhibiendo en Joya Barcelona, luego de haber ganado el concurso Enjoiat del año pasado, y más tarde, en la Triple Parade de Shangai.

LA FORMA DEL FUEGO

La esencia de su Misiones natal (un paisaje florido, diverso, orgánico) quizás haya jugado un gran papel en el estilo de los trabajos de Agustina. Un juego de luces y sombras (pero más de luces) en una clave natural, pura, delicada.

El vidrio tiene pocas limitaciones en sí mismo, pero puede ayudar también a extender las posibilidades de otros elementos, cuando se conjugan. “Otra de las posibilidades que encontrás en nuestro estudio es la de colaborar con diferentes artistas o instituciones en la producción de piezas en vidrio. Cuando lográs dominar el material, las personas te buscan para que desarrolles un proyecto que, al ser único e irrepetible, excede a la producción de las fábricas”, explica Agustina. De ese modo, terminó preparando diseños para el Instituto de Arquitectura Avanzada de Catalunya y hasta para una marca de indumentaria deportiva.

La joyera asegura que le interesa colaborar con diseñadores de indumentaria, ya que existe mucha conexión con su trabajo. Así conoció a Joan Martorello, con quien desarrolló piezas de joyería para su desfile, y generó otras tantas con diseñadores barceloneses como Paula Pchacartegui. “Cuando trabajás con alguien que no conoce el material y que no entiende sus limitaciones técnicas, lo que sucede, es que te salís del molde. Te ayuda a experimentar y eso te abre todo un mundo”.

Ros entonces se propone, de la mano de su arte, seguir empujando más allá de las formas del vidrio, más allá de sus limitaciones y más allá también de todo lo que puede rodearlo. Conjugando, jugando. ¿Planes para el futuro? “Conquistar el mundo”, determina con una risa pícara. Como con el vidrio, Agustina -sin dudas- tiene el control de un fuego con el que dejará una impronta muy propia en todo lo que se proponga.+

 

UN CLÁSICO IMPARABLE

El estilo Freestyle se renueva en las nuevas Reebok Freestyle Hi Nova. Con su parte superior de cuero sintético en colores blanco o purple y las tres almohadillas icónicas en el cuello, la comodidad se traslada al uso casual y el clásico estilo diario.

La suela exterior de caucho moldeada con pequeños tapones otorga mayor tracción en superficies firmes, mientras que la entresuela de eva brinda una mejor amortiguación y absorción de los impactos.+

 

 

 

Freestyle Hi Nova es la†nueva propuesta de zapatillas urbanas para la mujer de Reebok Classic. Conseguilas†en la tienda online www.reebok.com.ar, en las tiendas de Reebok Unicenter, Florida y Mendoza y en las principales tiendas de deportes del paÌs.

¿Te gustó la nota? Dejanos tu comentario.

comentarios

Send this to a friend