Durante la II Bienal de Diseño en Córdoba, 9 instalaciones en madera realizadas por alumnos de la Universidad se integraron al espacio público.

La quinta edición del workshop Tocomadera se llamó XL, dada la envergadura del proyecto, la complicada logística y la cantidad de personas involucradas en esta iniciativa organizada por las cátedras Arquitectura1D y Equipamiento B de la FAUD-UNC, la Cámara de la Madera, Mueble y Equipamiento de Córdoba (CAMMEC) y la Secretaría de Extensión de la FAUD-UNC.

Coincidiendo con la II Bienal de Diseño durante el mes de octubre, 9 dispositivos se distribuyeron en la ciudad de Córdoba, marcando puntos de importancia del Circuito de Diseño (museos, fábricas, comercios, estudios), en los que se desarrollaron distintas actividades. Espacios de interacción con el público, elementos de comunicación y testimonios de la vinculación entre la universidad y el medio productivo y social.

EL PASO A PASO

Se armaron 9 equipos integrados por docentes, adscriptos y estudiantes junto a empresas socias de CAMMEC que debían construir su instalación para ser ubicada en el espacio público designado.

Cada equipo contó con listones de pino Elliotis (1” x 4” x 3,05 m de largo) producidos en la provincia de Córdoba, provistos por Aserradero del Sur, así como con material para sujeción y unión de piezas. Los vínculos debían ser resueltos con elementos manuales (atornilladoras y herramientas de mano) a partir de clavos, grampas y varillas roscadas.

LOS DISPOSITIVOS

Código Madera está ubicado en la Plaza Guernica, logra un juego con la topografía, el afuera y el adentro. La ciudad y la naturaleza se presentan entonces como escenarios y como una experiencia vivencial bajo la expresión de la madera, que permite tomar dimensión de la escala urbana a través de un espacio ligero.

#Pañuelo es una representación de las diversas dimensiones que abarcan al espacio público, como la dimensión política, social y cultural. Se buscó crear un dispositivo versátil que posibilita la interacción colectiva en el espacio público, dando como resultado un paisaje urbano y un hito que conecta personas.

M.U.H.! Mueble Urbano Habitable aborda la maximización de la madera cultivada en la región para la construcción de viviendas modulares y flexibles, las cuales puedan ser utilizadas en la ciudad consolidada. El objetivo de esta propuesta es lograr ciudades sustentables y una mayor posibilidad de acceso a la ciudad.

Vertebrado es un dispositivo con múltiples formas de apropiación, presentándose como un espacio semicubierto que aporta sombra. Es una plataforma de diversas posibilidades desde la óptica de la función, y un espacio sutil desde la lógica vivencial, poniendo en valor el material utilizado, e intentando explotar al máximo sus posibilidades.

Tri–Habitable propone un sistema basado en un módulo compuesto por un triángulo equilátero. Este módulo base repetido y unido, forma macro módulos que se vinculan y logran un lenguaje continuo. Su simpleza de montaje permite su localización en diferentes espacios públicos de la ciudad.

Reptar representa un hito dinámico y versátil, cuya fortaleza son la modularidad y la fluidez. Consiste en la repetición de un elemento por rototraslación, que otorga flexibilidad y armonía. Esto genera interacción con el entorno a la manera de un poético recorrido visual, por la inserción de la luz y el efecto causado por la torsión de la figura.

LABI es un dispositivo urbano protagonizado por superficies regladas alabeadas. Un módulo que, multiplicado en diferentes posiciones, logra diversas configuraciones. Se generan formas ondulantes, transmitiendo una sensación de movimiento que muestra otras posibilidades de uso del material tradicional. Se crean espacios flexibles tanto posibles de recorrer como generadores de un punto de encuentro y reflexión.

Partiendo de un vacío tridimensional puro, Paisaje Habi(li)tado trabaja con la dualidad entre interior y exterior, arquitectura y ciudad, mobiliario y arquitectura, privado y público. Plantea una forma alternativa de apropiarse de un sitio para transformarlo en habitable, experimentando con los lugares intermedios y armando constantemente los escenarios de los propios acontecimientos.

Paisaje Sonoro es una instalación que invita al intercambio social en el espacio público y a reflexionar sobre el valor colectivo en la técnica y la tecnología. Esta estructura recíproca se caracteriza por cubrir una gran superficie con una cantidad limitada de piezas, que trabajan recíprocamente al trabarse entre sí. Durante el montaje, es necesario garantizar la reciprocidad estructural de cada módulo, por lo que debe ser armado colectivamente. Dentro de esta red física se propone una red virtual, que conforma un parlante colectivo mediante una aplicación que permite que todos los celulares existentes transmitan la misma información.+

¿Te gustó la nota? Dejanos tu comentario.

comentarios

Send this to a friend