Experimentar, innovar. Una vez más, Proyecto Deseo vinculó a diseñadores y empresas muebleras para pensar el próximo mueble argentino y los 30 prototipos resultantes pueden verse en Alcorta Shopping.

Texto: Marcela Fibbiani

Hasta el 30 de noviembre, los pasillos del tercer nivel de Alcorta Shopping exhiben los prototipos que surgieron luego de ocho meses de trabajo conjunto entre empresas muebleras y diseñadores argentinos, con la idea de explorar nuevos materiales, tecnologías, morfologías e identidades. El Proyecto se llama Deseo y es organizado desde el 2016 por FAIMA (Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines), de acuerdo a las ideas de Productora Local, integrada por Carolina Guerendiain, Beatriz Sauret y Carolina Martínez, también curadoras de los trabajos.

A su vez, Proyecto Deseo incluye Enlace Lab, un laboratorio experimental de muebles. Guiados por Francisca Kweitel, un grupo de diseñadores se reunió una vez por semana en el CMD para pensar, experimentar y producir ellos mismos sus piezas únicas, que también ueden verse en la muestra. Como novedad de esta edición, parte del patio de comidas del shopping ofrece un espacio realizado por el Grupo Piero y desarrollado por Diana Cabeza y Analía Sirabonian: Tipografías del descanso. Hasta el domingo 18/11, el público podrá dejar sus zapatos en la entrada, ponerse unos escarpines blancos y adentrarse en esta propuesta que invita a relajarse y descansar en aros y ondulaciones de un esponjoso material llamado viscoelástica.

Mueble multipropósito
La empresa Genoud, de Pergamino, trabajó con el estudio Ustatic para crear una pieza de mobiliario que presenta intervenciones interesantes como el entelado que contrasta con el lustre y el laqueado; partes que se mueven, se sacan y se pueden combinar finalmente según los deseos del cliente. La idea del Sistema Combi tiene que ver con conjugar espacios de una manera modulada. Los muebles o módulos no poseen una función específica y es el consumidor quien decide su uso: puede ser un mueble para apoyar la TV, para poner frente a una cama, o configurar una biblioteca al apilar varios módulos.

Sumá, restá, armá tu mueble
Entre Gicovate y Luciana González Franco crearon el sofá modular Banda, que puede ser pensado y configurado a medida. La idea era hacer un mueble componible: los brazos se enganchan con ganchos para sacar o agregar módulos. Todo el conjunto cabe en una caja que se puede apilar y guardar, lo que reduce los costos de logística y almacenaje, tanto para el fabricante como para las empresas de transporte. Lo que se muestra en Proyecto Deseo es el mínimo módulo que se puede obtener con este sistema del que el usuario se vuelve co-diseñador.

Configurá a gusto
A través de formas geométricas, Matías Vinograd trabajó con una empresa de Jujuy para proponer un mueble que genera diferentes situaciones de descanso: las distintas partes de Link permiten armar, desarmar y obtener dos bancos y una mesa central de vidrio, o transformarse en una reposera. El usuario podría elegir la forma que más le convenga, según lo que necesite en el momento. El textil reviste el mueble; se plantean nuevas terminaciones y vinculaciones de materiales.

Líneas 3D
ADA Mobili y el diseñador Marcelo Chiabrando quisieron experimentar en las formas geométricas y las transparencias, vinculando lo metálico con el tapizado. La poltrona Innova es sólo una porción de una línea completa de mesas, sillas y sillones. Aquí, la empresa se animó a hacer algo que no había hecho hasta ahora.

Geometría en madera
La diseñadora de Formosa Alejandra Rumich y Fabril Maderera de Salta desarrollaron Jukuko. Estos productos conceptuales buscaron contar la riqueza de la cadena de valor del sector foresto industrial y, sobre todo, las capacidades técnicas que poseen en términos de tornería o de calidad, además de las diferentes maderas del Norte argentino.

Chapadur al frente
Fiplasto le pidió a La Feliz que el chapadur perforado cobrara valor y fuera protagonista. El resultado en una cajonera que sorprende por cómo se descubren y abren los cajones desde las comisuras laterales del mueble. En Liptus, el chapadur -que normalmente es usado en los fondos de cajones o placares- gana en visibilidad al darle el mayor desarrollo posible como material.

Organizá tus cosas
En su tercera participación en Proyecto Deseo, Federici Amoblamientos generó el proyecto Passepartout junto a la diseñadora Agustina Bottoni. La presencia escultural de la línea aporta orden visual a los espacios para arreglo personal. Admite configuraciones de los diferentes módulos, para adaptar la línea a múltiples espacios. El contraste de materiales y la delicada paleta cromática distinguen las rigurosas formas geométricas.

INVESTIGAR EL MUEBLE ARGENTINO

Enlace Lab implicó una exploración durante tres meses por parte de los diseñadores elegidos, bajo la tutela de la diseñadora de indumentaria Francisca Kweitel, que les propuso partir de oraciones, para luego pensar en procesos alternativos disruptivos.

Un ejemplo de ese proceso es la elaboración de una textura a partir de un material que normalmente no se usa para un mueble, como es el caso del proyecto Antho de Memmu García. “Compartimos varios encuentros en los que experimentamos con distintos materiales a partir de frases. Así surgió primero una especie alfombra, que luego fue mutando. Lo que queríamos mostrar es la versatilidad de poder adaptar esta textura (que emplea un material plástico) a distintos usos. Además, su color rojo ya la vuelve bella”, explicó.

La conceptualización y prototipos finales se lograron en tan sólo cuatro meses: surgieron formas distintas del sentarse, del descanso y materialidades. “Lo que se buscó fue liberarnos de todo lo que sabemos sobre lo que debe ser el mueble argentino, para re-entenderlo a partir de instancias de sensaciones diferentes”, contó Bea Sauret. Y esa es la propuesta del mueble para descanso Cory de Inti Gadda, que combina materiales, saberes, sensaciones y formas envolventes.

Otros dos proyectos se centraron en el desarrollo de materiales, pero con diferentes formatos, para traer innovación al sector mueblero. Para crear Levevoy, Matías Vilche Ferrayoli tomó una lámina de plástico, a la que le aplicó una transformación por calor y una repetición, a la vez que logró una textura diferente a la original del material. El resultado es un separador de ambiente con la particularidad de dejar ver a través, pero no claramente.

El segundo proyecto es Ecosistema Interior de Lucía Bellani, que investigó en el residuo de la fabricación actual del mueble y la industria de la madera. La diseñadora se enfocó en cómo recuperar los desechos de chipeado de carpintería, luthería y escultura, para generar materiales innovadores, al unirlos con aglutinantes vegetales y papel reciclado.

Durante los cuatro meses, Franco Chimento viajó una vez por semana desde Mar del Plata, y dice que “valió la pena”. “Empecé a trabajar con látex, a partir de la idea de que, cuando creamos, los diseñadores le damos vida a los objetos”. Así, Respira es un conjunto de objetos que busca establecer una relación diferente con las personas, al entender a los objetos como seres vivos que respiran y reaccionan ante los estímulos. Al interactuar con estos seres, el aire se desplaza transformando los cuerpos y desplazando las luces en un juego de acción y reacción.

Por otro lado, Arrime el pulpo de Andrés Litvak es una mesa de arrime con ocho patas que combina la madera con la resina Epoxi, un material que se usa para embarcaciones (y no para muebles), pero que admite varias transformaciones: se puede dejar transparente, translúcido o colorearlo, hasta hacer encapsulaciones.

“La experimentación se tradujo en un mueble concreto para la industria. Traté de aproximarme conceptualmente a un perchero cerrado”, explicó Hernán Pratti de Iconar sobre Íntimo. “Solemos acumular en un gancho o una silla, prendas que admiten un segunda vez de uso. Con este producto de formas escultóricas, la ropa queda colgada y guardada, pero sin perder su visibilidad, ya que posee una lámpara dentro que crea un efecto muy agradable, al dejar pasar la luz por entre la trama de madera. Íntimo puede ser parte de un living, un dormitorio, una sala de estar”.

Kokoon es un desarrollo de Agustina Ruiz de 7 rayos, que se presentó en el pre-lanzamiento de Proyecto Deseo en Feria PuroDiseño. Lo más interesante de este desarrollo es que se compuso un material que no estaba desarrollado hasta el momento.

“El proceso pasó por dos instancias. Primero, el trabajar con la lámina cortando, pegando, haciendo flecos a distintas escalas hasta encontrar la forma, y con materiales de doble capa para llegar al concepto. Luego vino una etapa de pruebas experimentales para ensayar cómo el material iba quedando con la madera, cómo se podía pegar, componer, cortar. Kokoon se ve como una lámina entera, pero en realidad son seis láminas unidas. Se desarma por completo y queda del tamaño del almohadón”, comentó Agustina. El aprendizaje se tradujo en el logro de un nuevo producto, un nuevo material y la forma de manipularlo. La idea es seguir con la exploración y ver qué otros productos pueden generarse.

Finalmente, Inquietante transpiración de Máximo Molinelli nos invita a meternos en una campana negra aterciopelada. “Al principio, la experiencia puede ser inquietante, pero inmediatamente viene la relajación, al dejar de escuchar el ruido exterior y empezar a conectarse con el propio mundo interno”, explicó Carolina Guerendiain.

Proyecto Deseo se presenta hasta el 30 de noviembre en Alcorta Shopping (Salguero 3172, CABA), de lunes a domingos de 10 a 21hs.+

¿Te gustó la nota? Dejanos tu comentario.

comentarios

Send this to a friend