eTermo: el diseño de un estudiante que revolucionó el mercado

Ganó el Premio Peabody al Diseño Argentino en 2017 y revolucionó la manera de tomar mate. Para que esto sucediera, se invirtieron años en el desarrollo del producto. El estudio xCruza fue parte del proceso, y hoy coordina la nueva edición del Premio. ¿Cómo llegó el eTermo a las góndolas, y qué se espera para la nueva edición del concurso?

Formados en la FADU/UBA, los diseñadores industriales Victoria Rique y Carlos Genoud crearon xCruza en 2004, y se especializan en diseñar el futuro de productos, marcas y servicios a escala masiva, para generar soluciones entre la sociedad, la industria y el entorno donde viven. Trabajan en proyectos muy diversos, considerando al diseño como un actor más de un proceso de construcción colectiva que busca potenciar las industrias. 

Con el objetivo de popularizar el uso de energías renovables, diseñaron una Cocina Solar Portátil que hasta se usa en la Antártida para descongelar hielo. Otro de sus diseños que llegaron a todos es Vot.ar, un sistema de Boleta Única Electrónica que es seguro, eficiente y fácil de usar. También diseñaron la marca del Sello de Buen Diseño argentino.

xCruza comenzó a colaborar con Peabody en 2015 en el rediseño de algunos productos, como el organizador para los componentes del mixer que incluye un holder para sostener una tablet o un libro para seguir una receta; también participó del diseño de una jarra eléctrica que posee un nuevo sistema de regulación de temperatura sin perrillas, y de la línea de caloventores de pared con placa de vidrio curvo. 

Si bien no estuvieron involucrados en la organización del primer Premio Peabody al Diseño Argentino, sí fueron convocados para contribuir a que el diseño ganador del entonces estudiante Pedro Sainz se transformara en producto, y llegara al mercado en julio de 2021. Este proceso llevó más de cuatro años de desarrollo. El eTermo es el primer termo todo en uno: además de calentar agua, incorpora al mate como tapa y la bombilla viene dentro de la manija. Ganó el Red Dot Design Award en dos categorías y obtuvo el Sello de Buen Diseño argentino.

+¿Cómo empezó el desarrollo del proyecto eTermo?

Carlos El diseño original era un termo con una base extraíble similar a la de una pava eléctrica, y tenía de interesante la configuración vertical de un termo. Por un lado, había que mejorar la portabilidad, porque tenías el termo por un lado y la base por otro. Además, había un tema de certificación eléctrica que superar: todo producto eléctrico que lleve agua tiene que ser estable hasta 15 grados de inclinación. Parece fácil, pero apoyar algo que no se cayera a 15 grados, lleno de agua, enchufado, con manija y con una base extraíble súper finita, no pasaba las pruebas. 

Victoria El pedido inicial era del de rediseñar la base, pero no nos convencía que estuviera aparte. Entonces, dentro de las propuestas que hicimos (que fueron variadas), pensamos qué otras funciones podía cumplir esa base si era más grande, como enrollacable, por ejemplo. Otra opción fue reajustar la forma, que la base estuviera incorporada, y que lo único extraíble fuera el cable. ¡Y a Peabody le gustó! Era un desafío mucho más complejo desde la ingeniería, porque la tecnología tenía que estar incorporada. Trabajamos un montón para reducir la altura de esa base al mínimo para que no quedara tan alto el producto; hubo que reacomodar cada pieza, buscar componentes más chicos. Cada milímetro contaba.

+¿Cómo siguió el trabajo?

Carlos Después empezamos a trabajar sobre la morfología del producto. La curva nació del dibujar a mano y de cómo generar armonía entre la tecnología, los detalles técnicos y la estabilidad, con algo que fuera sensible. Y teníamos que lograr que se entendiera que era un producto eléctrico, que no es un termo más en góndola, y que además era de Peabody; que tuviera una identidad propia de la marca porque se tenía que ver como un producto nuevo de la marca Peabody. Trabajamos mucho sobre la identidad del producto y creamos el nombre eTermo. Pensamos en subrayar el nombre con un LED y cuando lo enchufás, enciende y entendés que no es un termo estándar, sino eléctrico. En Fundación IDA están los mockups y toda la colección de prototipos que fuimos haciendo.

Victoria La manija también fue variando; pensamos distintos tipos de mangos, que fuera extraíble… El anillo de acero inoxidable es un detalle identitario de Peabody. El diseño curvo más emocional y no tan racionalista tiene que ver también con la identidad de la marca. Siempre buscamos simplificar y pensar las secuencias de uso.

+¿Cómo hicieron para definir el tamaño de la tapa-mate?

Carlos ¡Fue todo un tema! Está quien le gusta el mate grande, quien le gusta el mate chico. Fue muy debatido el tamaño, porque cada uno tiene su propio manual de cómo tomar mate. Además, la medida es justa para té.

+¿Cómo se eligió la paleta de color?

Victoria Al comienzo pensamos en colores más outdoor, porque pensábamos un electrodoméstico que no necesariamente se usa dentro del hogar sino que sale, y lo podés usar en cualquier lado. Después se eligieron colores más institucionales que ya venía usando Peabody hasta ese momento, lo que también es una buena estrategia. Y por ahí arrancaron. Luego se fueron sumando otros colores de tendencia.

Carlos Queríamos que el eTermo pudiera convivir en la mesada de tu casa o en cualquier otro lugar, y que siempre estuviera buenísimo; que fuera un electrodoméstico en movimiento. Siempre necesitás de una fuente de energía, pero una vez que se cargó, al tener doble capa de acero inoxidable, el agua se mantiene caliente por cuatro horas.

+¿Todo este trabajo fue en conjunto con el equipo interno de Peabody?

Victoria Sí, con el equipo de ingeniería, con Guillermo Dodero al frente (que es parte del jurado del Premio Peabody), y tiene una experiencia impresionante en electrodomésticos. Nunca te dice que «no» de entrada, sino que le busca la vuelta. El packaging y las instrucciones se diseñaron internamente. 

Carlos Nosotros también nos metemos en la electrónica y jugamos un poco a ser ingenieros. Desde el diseño cuidamos la usabilidad, como en el caso de las perillas. En un momento, casi cedemos a usar una perilla estándar en vez de desarrollar un botón propio. Es un desarrollo de cero, pero hacer una matriz mínima no impacta en el costo, y evitás depender de un producto estándar que puede cambiar y dejar de existir en el futuro. Así, te apropiás del producto.

+¿Por qué creen que el eTermo es un éxito de ventas?

Carlos Yo creo que el eTermo cerró por muchos lados. Está muy bien pensado: la tapa puede usada como mate; siendo mate térmico, conserva mucho más la yerba. Al tener doble capa de acero inoxidable, si ponés agua hirviendo, lo agarrás y está frío. El tapón tiene válvula de seguridad. Todo es propio del proyecto; no es un ensamble de cosas, sino que está todo desarrollado. Y además, es lindo…

Victoria Tiene mucho uso en ámbitos laborales: la persona que está trabajando en cualquier lugar y tiene un enchufe a mano, puede estar todo el día tomando mate. Y para quien esté de campamento o al aire libre y tenga dónde enchufar, también es un golazo. Simplifica.

+¿Saben que nunca vi al eTermo funcionar? ¿Me lo muestran?

Carlos Es bastante sencillo: enchufás el cable a 220v y se enciende el LED azul. Pulsando una vez el botón, titila la luz, y al cambiar a luz verde el agua está lista para el mate. Pulsando otra vez, vuelve a titilar y el LED se pone rojo cuando hierve. 

SEGUNDA EDICIÓN DEL PREMIO PEABODY AL DISEÑO ARGENTINO

Hasta el 1 de marzo de 2023, todos los estudiantes de diseño pueden inscribirse a la segunda edición del Premio Peabody. Bajo la temática Vivir dentro y fuera del hogar, el concurso coordinado por xCruza recibe propuestas de ideas, conceptos y hasta modelos de negocio que tengan una base de producto.

“Como el proyecto del eTermo, seguramente el diseño que gane va a necesitar de un posterior desarrollo en conjunto, y van a intervenir un montón de personas, no sólo xCruza, sino también los departamentos de ingeniería, de marketing, de ventas, porque hay muchos factores que influyen para que un producto salga al mercado”, aclara Victoria. 

La clave no es pensar en lo que el jurado o la empresa quieren, sino en lo que uno desea proponer. Y el ejemplo del eTermo es fundamental para ilustrar este pensamiento, según xCruza: “Lo que hizo Pedro Sainz en su momento fue plantear una problemática que él mismo tenía: cuando iba a la facultad se le acababa el agua caliente y no tenía cómo tomar mate. No tenía una consigna, se la creó él mismo, y su propuesta nació de una necesidad que era compartida por muchas personas”.

“Lo que intentamos promover es dar una hoja en blanco, lo que es súper rico para un estudiante…. ¡A mí me encantaría el desafío! Y tener a alguien dispuesto a escuchar tus ideas”, explica Carlos. Y quienes están dispuestos a escuchar son los integrantes de un jurado compuesto por diseñadores industriales con distintas visiones y recorridos profesionales, además del ingeniero de la firma.

“Nuestro primer proyecto como xCruza fue para Essen, porque ganamos un concurso en el Centro Metropolitano de Diseño que integraba empresas con diseñadores. Estábamos recién recibidos, había dos premios y ganamos uno; el otro fue para Alejandro Sarmiento y no podíamos creerlo. Esas oportunidades están buenísimas, porque es una manera de empezar”, recuerda Victoria.+

PARA AGENDAR

Premio Peabody 2023

Temática: Vivir dentro y fuera del hogar

Descargá las bases y condiciones del concurso

Bajá de acá la guía de participación

Las inscripciones se realizarán a través del sitio Web www.premiopeabody.com.ar hasta el 1º de marzo de 2023.

¿Tenés consultas? Escribí a inscripcion@premiopeabody.com.ar

También te puede interesar leer:

Premio Peabody al Diseño Argentino 2023

De diseño argentino, el termo eléctrico de Peabody ganó el Red Dot Awards

Dante Choi: “El diseño argentino nos dio identidad”