Al frente de Dash, Sergio Muchnik nos habla de los proyectos de cuartos para adolescentes que encara con su estudio y hasta de la casita de jardín que creó para sus nietas, utilizando los nuevos pisos Egger.

Texto: Marcela Fibbiani

En un jardín en Martínez, un sendero iluminado por lucecitas conduce hasta la escalera de Lilyland: una casita de madera que parece ubicarse sobre las ramas de los árboles, aunque está elevada sobre sus propios pilotes, como las casas del Tigre. Con techos a dos aguas, la fachada es color verde agua, al igual que la casa principal. Si bien fue construida para las pequeñas India y Franche, esta cabaña está lejos de ser una casita de juguete y ofrece una linda vista de este jardín estilo inglés diseñado por la paisajista Margaret Dean.

“Usted es un pícaro. Hizo esto para que sus nietas vengan siempre a jugar acá”, le dijo el jardinero al dueño de casa, el interiorista Sergio Muchnik, fundador de la firma Dash, un estudio especializado en diseño y arquitectura interior, enfocado en equipamiento para el cuarto de los adolescentes, con tres locales y más de treinta años de experiencia.

“Le puse Lilyland a la casita porque mi mujer se llama Lily. Mide 2.4 m de frente x 1.5 m de profundidad. Por dentro está ambientada con algunos muebles, alfombra, elásticos que cuelgan del techo con marcadores, goma y linterna (que los estirás y son retráctiles) y todo lo necesario para recargar una tablet”, nos cuenta Sergio. Para el piso, optó por la propuesta Egger Pro Design Roble Wlatham Natural, porque sabía de la resistencia y nobleza del material, tan necesaria para un espacio de alto tránsito, que debía de ser fácil de limpiar, ya que las nenas suben muchas veces con los pies embarrados.

“La casita quedó divina: hay que llamar a las chicas para que bajen. Ya usaron bolsas para quedarse a dormir. Me gusta porque es algo que alguna vez imaginé, y cuando la veo desde el living de mi casa, es como un cuento. Es un lugar mágico”.

CADA COSA EN SU LUGAR

Sergio se inició trabajando para una empresa de logística y almacenamiento. Con el tiempo, se especializó en cómo ordenar cosas, y en pensar tanto en metros cuadrados como en metros cúbicos. Ese pensamiento lo llevó a la casa, para luego enfocarse en los jóvenes, que ya tienen la capacidad de ordenar por sí mismos. Y a fines de los 80 nació Dash, que en inglés significa algo rápido, inmediato. “Ante la necesidad de una mamá de organizar el caos de una habitación, yo podía ofrecerle rápidamente alguna biblioteca, o canastos o gavetas, y así fue naciendo un sistema. Para el chico, su cuarto es su mundo, su centro de comunicaciones. Entender eso, trabajar para eso y tomar en serio esta necesidad, creo que nos dio el suceso que a lo largo de los años hemos tenido con Dash”.De esta forma, Dash ofrece equipamiento para cuartos de adolescentes (camas, escritorios, accesorios), así como proyectos a medida. Y hoy en día, las circunstancias los llevaron a trabajar también para matrimonios jóvenes. “Muchos chicos Dash se están mudando a sus primeros departamentos, se mudan con sus novias, y tenemos demanda de un montón de cosas que habitualmente no hacemos. Entonces, mi hija mayor Magalí empezó casi de costado con estos proyectos, los que hoy ocupan gran parte de su tiempo. Son cosas que van naciendo”.

+¿Qué productos Egger suelen utilizar en estos proyectos?
SM Usamos mucho producto Egger para nuestros cuartos, sobre todo, las melaminas. El catálogo de colores y opciones que ofrece es de muy alta gama, y ves que el público lo elige. Estamos cómodos con ese catálogo y no necesitamos salir de él. Una gran virtud es el stock permanente. Muchas veces, no te decidís a usar un producto justamente por la falta de continuidad. Pero en este caso -y por mi experiencia de conocer quiénes manejan la marca-, confío. Si Egger saca un producto a la calle, es porque tendrá continuidad en el tiempo, y eso con muchas empresas no lo tenés. Tanto para hacer un cuarto para un chico como para equipar un hotel, es muy importante saber que contás con stock.

+Según tu experiencia, ¿cuál es la manera correcta de trabajar las placas Egger? ¿Se necesita contar con tecnología especial?
SM Se necesita tecnología de primera para cortarlo. Es por eso que, si no contás con un taller propio, lo más indicado es optar por el servicio que brindan los Egger Haus, donde utilizan las sierras adecuadas para que el producto se luzca y no se astille. Además, el cliente hoy está muy informado y sabe lo que quiere: lo ve en Pinterest, en las revistas, en los programas de decoración. Sabe de calidad, quiere lo último, y te lo exige. Poder brindar esto es también nuestra forma de diferenciarnos.

+¿En qué proyectos están trabajando actualmente?
SM Seguimos entregando cuartos. Un proyecto “wow” para nosotros fue participar del concepto de nuevo mobiliario para chicos de escuela primaria de un colegio, y lo pensamos todo en melamina. Este material que hasta hace unos años era usado sólo para las áreas de servicio de las casas, hoy pasó a las áreas sociales. Si se ensucia, le pasás un trapo húmedo y listo. El uso de la madera natural se fue dejando, dando paso a estas nuevas tecnologías, también por un tema de sustentabilidad. Por la dureza y terminación que tienen hoy las melaminas, su uso es un camino sin retorno.

LA CARRERA DASH

En el recorrido de Dash hubo varios hitos, como el hecho de participar en exposiciones de decoración, o la realización de un hostel para la Fundación Ronald McDonalds, que le permite a los papás acompañar a sus hijos en largas internaciones en el Hospital Garrahan. “Diseñamos algo muy lindo para estos papás, para que puedan guardar su equipaje, descansar. Siempre el concepto fue: primero la función y luego pensar el diseño, o en hacerlo lindo”.

El colegio San Andrés también les encargó la realización de una biblioteca, en la cual los chicos quisieran entrar. Es por eso que Dash diseñó unos almohadones con manijas que estaban dentro de carros: el chico tomaba su valija-almohadón y se ponía a leer en el piso. Se encontró con un ambiente diferente. “A lo largo de los años, descubrí que siempre me gustó jugar. Creo que esa es la palabra clave, y hoy veo mi trabajo como un juego. Siempre traté de experimentar con materiales, con cosas no tradicionales. Nos llaman para meterle onda a una necesidad”, concluye Sergio Muchnik.+

 

EGGER PRO Laminat

EGGER EN ARGENTINA

Egger es una empresa familiar fundada en 1961, en Austria, con su sede central en St. Johann en Tirol. Produce una amplia gama de productos de madera, como tableros de partículas y MDF crudos o revestidos con melamina, revestimientos, molduras, pisos y OSB. Ofrece productos para la industria del mueble y el diseño de interiores, construcción en madera, así como para la industria de pisos (Laminados, Comfort y Design). Con la compra de una planta industrial en Concordia, Entre Ríos, Egger Group desembarcó en Latinoamérica, tomando a Argentina como cabeza de playa. Comprometida con los profesionales y creativos de la arquitectura y el diseño, les brinda su apoyo en distintas actividades.

 

Para conocer más sobre los productos Egger, ingresar a egger.com y sus redes sociales: FacebookInstagramYouTubePinterest y LinKedin

 

También te puede interesar leer:

Pisos de madera: Comodidad, calidad y diseño bajo los pies 

Egger trae nuevos aires en productos y soluciones a base de madera 

Las ventajas de construir en madera

Egger apoya el diseño y la arquitectura

¿Te gustó la nota? Dejanos tu comentario.

comentarios

Send this to a friend