Espejo Vitrail by Inga Sempé

Solos o en combinación, los espejos decorativos Vitrail diseñados por Inga Sempé aportan color y protagonismo a las paredes.

El fenómeno de la reflexión siempre ha fascinado al ser humano, que ha hecho todo lo posible para imitar este espectáculo visual. Tras un largo desarrollo, el primer espejo plano apareció en el siglo XVI, hecho a mano en Venecia. En los espejos venecianos, el vidrio central está rodeado por otras piezas más pequeñas de espejo, lo que es una forma fácil y atractiva de enmarcar y reflejar.

Cuando la diseñadora francesa Inga Sempé comenzó a trabajar en su primera colección para Magis, quería desarrollar más esta idea y llevarla a un contexto moderno. El resultado: Vitrail, una colección de espejos de colores y decorativos, que atrae todas las miradas.

REFLEJAR EL ENTORNO EN COLORES

Los espejos Vitrail se componen de formas geométricas en diferentes colores que reflejan el entorno de una forma excepcionalmente decorativa.

Hay varias formas diferentes para elegir: un cuadrado, un rectángulo y un óvalo, cada una de las cuales consta de un gran espejo central transparente decorado con dos fragmentos de colores. El cuarto modelo es redondo, y está dividido en cinco franjas de espejo de colores.

Los fragmentos de espejo contrastantes se mantienen unidos por un marco de goma moldeada por inyección, que se combina en gris o verde oscuro. Vitrail se ensambla manualmente y, gracias a las propiedades elásticas de la goma, es posible evitar el uso de adhesivos u otros sujetadores. A través de una hoja de aluminio cortada con láser en la parte posterior, los espejos se pueden colgar horizontal, vertical o diagonalmente en forma redonda.

Tanto solos como en combinación, los espejos Vitrail son perfectos para dar vida a una pared o iluminar una habitación. ¿Te animás a incluirlos en tu decoración? +

Más artículos
Mobiliario a partir del descarte de la industria automotriz