Casa di Confine en el pabellón italiano de la Biennale Architettura 2021

El edificio rectangular, cubierto por un techo asimétrico de dos aguas, se extiende de este a oeste, en estrecha relación con la tierra cultivada circundante. La presencia de numerosas aberturas, de formas y funciones diferentes, convierte la casa en una especie de dispositivo que conecta el paisaje montañoso con el espacio íntimo y doméstico.

La Border Crossing House diseñada por Simone Subissati es el resultado de una reflexión sobre el espacio habitado visto como un umbral: la casa se basa en su relación con el aire libre, pensado como un territorio extendido hasta el extremo de la mirada.

No hay vallas que protejan la casa del cruce fronterizo. Se encuentra a las afueras de la ciudad de Polverigi, donde están los campos cultivados. La hierba llega al borde mismo de la casa, que está rodeada solo por un pavimento delgado. Una franja de hierbas perennes decorativas envuelve idealmente la casa, como si perteneciera a los campos (cultivados con trigo, cebada, habas, girasol).

«La idea era desbordar, romper los límites, sin seguir las convenciones por las que el espacio vital privado se separa del espacio de trabajo agrícola», Simone Subissati. La planta baja, dedicada a la zona de estar, se caracteriza por la presencia de un revestimiento de color rojo intenso (el cuerpo principal es de hierro pintado con imprimación antioxidante). La planta superior, además de albergar la zona de dormitorio, también incluye un gran espacio diáfano contenido por un ligero marco cubierto con una membrana microperforada y pretensada. Se distingue por el color blanco y se ilumina completamente por la noche.

Una gran parte central del volumen se deja abierta en la planta baja y se puede cruzar de lado a lado. Además de esta abertura en el edificio, grandes secciones del cerramiento metálico se convierten fácilmente en aberturas gracias a las ventanas, que al abrirse son ortogonales a la fachada. Esto permite que la sala de estar, la cocina y el spa establezcan una relación directa con el espacio exterior. Gracias a estos dispositivos, el volumen del edificio parece estar casi flotando sobre el suelo. Esta percepción también se ve reforzada por la presencia de la piscina, colocada perpendicular a la casa y rodeada de césped, que recuerda a los tanques de recogida de agua utilizados para el riego.

A la planta superior se accede por una escalera de madera con estructura elemental, pintada de blanco. Desde ella se accede a la zona más privada de la casa, donde se alojan los dormitorios. Para las habitaciones, en lugar de simples ventanas, Subissati diseña dispositivos visuales, que él llama «diafragmas».

Al igual que en la planta baja, las ventanas aquí también permiten contemplar ambos lados del paisaje. Aunque son de tamaño muy pequeño, estas aberturas han sido diseñadas para crear efectos ópticos sorprendentes. Un juego de espejos, dispuesto para cubrir completamente las aberturas laterales de las ventanas, multiplica las vistas del paisaje circundante. Protegido por una simple red de gallinero, un balcón conduce a un espacio donde se encuentran el jardín de invierno y una segunda sala de estar. Esta sección del edificio es de madera y está cubierta con una membrana microperforada que durante el día permite que la luz natural se filtre dentro de la casa y por la noche convierte la Casa del Paso Fronterizo en una especie de gran lámpara.

“Me fascinaron las casas rurales de mis abuelos y parientes en el campo de Las Marcas, caracterizadas por una sencillez directa, una verdadera esencialidad muy diferente de la poética actual del minimalismo. Eran casas que se podían atravesar de habitación en habitación, el espacio de trabajo en la planta baja, conectadas y abiertas por ambos lados«, Simone Subissati
Una actitud lúdica llevó a Simone Subissati a pensar en el proyecto como un proceso de montaje.

En este sentido, la Border Crossing House tiende a convertirse en un elemento metafísico, una especie de arquetipo de la casa rural elaborado a partir de una referencia constante a la «memoria» y al «juego». El proyecto de Simone Subissati, desprovisto de cualquier tentación vernácula, apuesta por la contemporaneidad.

MATERIALES, MOBILIARIO, SOSTENIBILIDAD

Guiado por una fuerte inspiración conceptual, más que formal, Simone Subissati evita cualquier manierismo contemporáneo en su elección de materiales y mobiliario. El mobiliario está diseñado a medida por el propio arquitecto, ya que su objetivo era crear un espacio que se sintiera «eterno y abierto hacia el futuro». Su alfabeto compositivo describe una sensación de apertura y ligereza, a la vez que ofrece una sensación de flexibilidad que involucra a toda la casa desde sus espacios hasta los muebles.

La estructura del edificio es de acero, a excepción del volumen de la planta superior, acomodando el espacio abierto, realizado en madera laminada y revestido con láminas metálicas microperforadas. El resto de la planta superior se acaba con un enlucido autolimpiante.

Las pilastras a partir de las cuales toma forma la estructura de la planta baja y a las que se alinean los batientes de las puertas y de las ventanas, acogen también desagües y conductos de ventilación. Una red de recolección de agua de lluvia está conectada con los tanques subterráneos para el suministro de agua. El edificio responde a estándares bioclimáticos pasivos, ya que permite una ganancia térmica en los meses fríos y un enfriamiento natural en los meses cálidos, gracias a la ventilación cruzada (no se proporciona aire acondicionado) y al efecto chimenea.

“Para Border Crossing House, imaginé un espacio que se sentiría como si fuera “heredado”. Quería que fuera lo menos opulento que pudiera ser: está destinado a sentirse “como si siempre hubiera estado ahí” aunque sea contemporáneo y en muchos sentidos muy distante de la tradición. Tan esencial que casi puedes pensar en él como un lugar temporal, como si fuera un parque al aire libre. Un espacio ligero y flexible que, como si ya estuviera allí, ahora podría recuperarse. Un espacio sin lujos y sin lujos, como los edificios de la tradición rural donde la gente vivía y trabajaba”, Simone Subissati.

El mobiliario es de madera maciza de fresno, usado en todas sus partes – corteza, nudos y rajaduras – y teñido de blanco. O en paneles de madera de pino pre-acabados (para puertas, puertas y tabiques secundarios, como el vestidor que también actúa como cabecero de cama y bloque baño / spa en planta baja). Las encimeras de la cocina, el fregadero y los lavabos están hechos a medida en cemento y cuarzo, diseñados por el arquitecto.

EL CORTOMETRAJE

“Rústico” es el título del cortometraje realizado por la directora Federica Biondi y dedicado a la Border Crossing House diseñada por Simone Subissati. “Rustico” es la narración visual de una arquitectura impulsada por una perspectiva conceptual y por la búsqueda de un sentido de apertura.

Border Crossing House tiene como objetivo redefinir las categorías de confort y lujo de acuerdo con una renovada atención a los problemas ambientales. Desde el título, es evidente cómo el carácter mínimo e incluso “rústico” del edificio, que no quiere decir que sea vernáculo, sino esencial, responde a lo que hoy significa el lujo en la arquitectura.

“El lujo es cómo usamos los espacios. Es el tipo de estilo de vida que implica el proyecto y el sitio. No es una ostentación de artefactos elegantes y preciosos«, Simone Subissati. Border Crossing House es un espacio que acoge la vida, que encuentra su razón de ser en la relación mutua con el entorno. La herencia regionalista de “Rustico” no implica una actitud provinciana, sino más bien relacionada con la capacidad de estar en contacto con la naturaleza. “Rústico” es una oda a la vida que se desenvuelve en el paisaje enmarcada por las ventanas de la casa.

El cortometraje, que se desarrolla durante un día de cosecha, pone en el centro de la historia el paso del tiempo y un espacio en armonía con el entorno circundante.
“Nuestros orígenes no son solo los de nuestra familia, sino también los que construimos con la casa en la que nos sentimos como en casa (más que en la que naciste), con el lugar en el que nos sentimos en conexión con el universo, Naturaleza. Un lugar donde podamos ser puros una vez más», Federica Biondi.

Interpretado por Pietro Conversano, el habitante de la casa no es un personaje abstracto, sino una persona con necesidades y deseos. Lo vemos bañándose en el agua, persiguiendo la luz del sol, revelando los espacios de la casa diseñada por Simone Subissati de habitación en habitación, de la mañana a la noche.+

También podés leer esta nota en Arqa.

Más artículos
Lo que hay que ver de BAFWeek